· 

Maha Shivaratri, la Gran Noche de Shiva

Maha Shivaratri es la Gran Noche de Shiva. Es la festividad más importante para los shaivas o devotos de Shiva. También tiene una gran importancia para los seguidores del Advaita Vedanta. Los yogis o seguidores de la filosofía del Yoga tienen una especial reverencia por esta noche. Los vaishnavas o devotos de Vishnu también celebran esa fecha con gran respeto, considerando a Shiva como su más alto Guru, el cual les muestra el camino hacia Narayana. Todos los hindúes sin distinción de escuela filosófica o linaje espiritual celebran la noche de Shiva.

 

Algunos dicen que en estas fechas Shiva se desposó con Su esposa Parvati, quien es la otra mitad de Shiva, devolviendo así el equilibrio al universo, el cual se había perdido al separarse en la vida previa de Parvati como Sati. Otros cuentan que en Shivaratri, Shiva manifestó en la tierra Su danza Tandava de la Creación y destrucción de los mundos. El lugar donde llevó a cabo este glorioso pasatiempo es Chidambaram, donde se alza la deidad de Nataraja, el Shiva Danzante. Por esto, Él es también el protector de todos los artistas, especialmente los bailarines.  Para otros más, Shiva bebió en esta fecha el veneno procedente del océano causal, y que amenaaba con destruir a todos los seres. Él lo bebió y lo mantuvo en Su cuello con  el poder de Su Yoga. Por ello es llamado Nilakantha, de cuello azul.

 

 

Este gran evento sucede desde la decimotercera noche de la quincena menguante del mes de Phalguna hasta el decimocuarto día. Los devotos de Shiva ayunan durante el día 13º y pasan la noche en vela cantando el mantra Panchakshari (de cinco sílabas) Om Namah Shivaya. Este es un sadhana o trabajo espiritual de tremendo poder. Durante esta noche, cualquier adoración a Shiva, incluso inconscientemente, produce su fruto.

 

Se dice al respecto que un cazador llamado Lubdhaka, que recogía leña, se vio asediado por un tigre. Corriendo se subió a un árbol de Bel. La hoja de Bel está consagrada al Señor Shiva. Como no podía bajar de allí, ya que la fiera lo esperaba abajo, pasó la noche entera sobre el árbol. Para evitar dormirse y caer, cantaba el Nombre de Shiva, y arrojaba hojas del árbol a una piedra del suelo. Sin saberlo estaba adorando un Shiva-Lingam. Al finalizar la noche, Lubdhaka obtuvo la visión de Shiva y se liberó de las ataduras del mundo. Tan poderosa es esta noche.

 

 

Tradicionalmente, la Luna Nueva no se considera auspiciosa, puesto que no hay luz. La luna representa la mente y la luz de la razón. En esta noche antes de la Luna Nueva, sólo se puede apreciar una pequeña parte de la Luna. La mente está muy poco activa, y por ello es propicia para la meditación. Esto es así cada víspera de luna nueva, pero en Maha Shivaratri la Consciencia de Shiva desciende sobre nosotros. La Gracia Divina es más poderosa y está más presente que nunca. Es el momento perfecto para elevar nuestra oración o aquietar la mente en meditación profunda.

Qué podemos esperar de Maha Shivaratri.

 

 

Maha Shivaratri es una noche en la que cualquier cosa puede suceder. Puede que no lo notemos en la misma noche, pero si nos abrimos a ella, Shiva mandará a Sus emisarios los Devas para que trabajen en nuestro bienestar y favor.

 

Los Yogis y los aspirantes espirituales buscan en esta noche más que nunca la Liberación espiritual. Los devotos buscan experimentar la dicha del Amor inmaculado de Shiva. Estos son los propósitos más nobles.  No obstante, otras personas buscan también otros beneficios por la observación de la festividad. Al Señor Shiva le conmueve profundamente el sufrimiento humano. Él es Ashutosh, muy fácil de complacer. Su misericordia es infinita.

 

Shiva es Consciencia No-Dual, pero uno no debe pensar que debido a ello no se preocupa por la humanidad. Dios es tanto Sakara como Nirakara, Dios con forma, nombre y cualidades y Existencia Sin forma e inmanifestada. Él escucha cada una de nuestras oraciones. Cada bache en el camino, cada supuesta desgracia que nos sucede es Él ayudándonos a consumir nuestros karmas de pasadas acciones, para que los trascendamos de la mejor manera posible.

 

 

En la tradición hindú, es costumbre entre las mujeres solteras observar este voto para encontrar esposo, cosa que es extrapolable a los hombres solteros. Ellos pueden encontrar una pareja adecuada también por observar con devoción la noche de Shiva.

 

 

Otros buscan prosperidad para sus negocios u hogares. No obstante, la mejor manera de acercarse al Señor Shiva es sin pedirle nada a cambio, simplemente por devoción.

 

 

Aquellos adeptos del Hatha Yoga también verán su práctica recompensada si escuchan atentamente su sonido interno, tras practicar los asanas, mudras y bandhas, con la conciencia de que Hatha no es meramente un ejercicio físico, sino una práctica espiritual. Shiva es el Señor de todos los Asanas. Sólo Él los conoce todos.

 

Otro de Sus aspectos más prominentes es el de Destructor. Como Rudra, Shiva destruye los mundos con Su poderosa danza. De esta manera, podemos propiciar a Shiva para que Él destruya los malos aspectos de nuestro interior.  Los apegos, malicia, resentimientos, ira y otras impurezas que nos apartan del reconocimiento de nuestra propia Alma, son destruidos sin compasión por Shiva y Sus huestes. Esto puede ser doloroso a veces, pero siempre para un mayor bien. Shiva está deseando que alcancemos Su Consciencia, pero nosotros debemos abrirnos a Él. No basta con cruzarse de brazos y decir “Oh, Dios no me es favorable”. Se debe llevar a cabo un sadhana intenso. Esto es lo que abre las puertas de la Gracia Divina.

 

 

Esto no significa que la Gracia tenga un precio. No es que Shiva retenga la Liberación para aquellos que Le complacen; Él derrama Su gracia constantemente, pero en nuestro estado actual no somos capaces de asumirla ni percibirla. Por lo tanto, debemos hacernos aptos a través de Japa o repetición de mantras, meditación, upasana o adoración y gran fervor en la práctica.

 

 

Celebremos pues esta noche  de Shiva, ya sea reunidos con nuestros hermanos devotos, o en la soledad de nuestro hogar, frente a la imagen de la Divinidad o en meditación profunda, esperando Su Misericordia y con la mete enfocada en la meta suprema. Que esta noche de Shiva todos nosotros seamos purificados de nuestros errores y males ¡Que Él nos conduzca hacia Sus sagrados Pies! Om Namah Shivaya.

 

 

Shloka:

Anyathā Śaranam Nāsti

Tvameva Śaraṇaṃ Mama

Tasmād Kāruṇya Bhāvena

Rakṣa Raka Maheśvara

 

No hay refugio para mí en ningún lugar. Sólo Tú eres mi refugio. Así, desde lo profundo de Tu compasión, protégeme, oh, Shiva, Señor Supremo, protégeme