Hatha Yoga

El Yoga de Swami Sivananda

"La salud es abundancia. La salud es de hecho una posesión deseable. La buena salud es un activo valioso para uno y para todos. Puede ser alcanzada por la práctica regular de Yoga Asanas.

 

La práctica de Asanas controla las emociones, produce paz mental, distribuye Prana (energía) uniformemente a través del cuerpo y diversos sistemas, ayuda a mantener sano el funcionamiento de los órganos internos, da masaje interno a los distintos órganos abdominales. Los ejercicios físicos llevan el Prana hacia fuera, pero los Asanas envían el Prana hacia adentro. La práctica de Asanas cura muchas enfermedades y despierta Kundalini Shakti. Éstas son las principales ventajas en el sistema yóguico de las posturas que ningún otro sistema tiene".

 

                                                         Sri Swami Sivananda



El Hatha Yoga es mucho más que un sistema de cultura física. Practicado por los antiguos sabios de la India, contiene toda una serie de prácticas físicas, mentales y espirituales para lograr el perfeto equilibrio entre todos los aspectos del ser. Las partes del Hatha Yoga son Asanas, Pranayama, Bandhas y Mudras, todo lo cual se enfoca hacia el logro del Raja Yoga o estado de profunda meditación.

 

Asanas: El primer deber del yogi es mantener el cuerpo sano, ya que es el vehículo que nos permite hacer vida espiritual. Los asanas son el medio adecuado para ejercitarnos a la vez que nos purificamos. Además dan fuerza y flexibilidad a los músculos y mejoran la digestión y otros procesos del cuerpo. Dan firmeza al cuerpo y previenen las enfermedades.

 

Pranayama: Una respiración sana es determinante para conservar la salud no sólo física, sino también mental y emocional. El pranayama nos ayuda a conseguir un sistema respiratorio sano y un hábito de respiración consciente. Esto nos ayuda a gestionar las emociones y neutralizar los estados de ansiedad, y nos prepara para estados más profundos de concentración y meditación.

 

Bandhas y Mudras: Los Bandhas son cierres energéticos. Se relacionan con el Prana o energía sutil del cuerpo humano. Bandha significa "llave" o "cierre". Aquello que liga o ata es un Bandha. Estas llaves redirigen las energías del cuerpo y las enfocan de modo que se dirijan por una sola vía (sushumna), lo cual es necesario para lograr el estado de superconciencia.

 

Las Mudras se relacionan con la mente. Mudra significa "sello". Las Mudras son sellos que unen la mente con el alma o Atma. impiden que la mente divague y la sellan con el Sí Mismo o Alma espiritual.

 

 

Según los textos tradicionales, además de las distintas prácticas de asanas y demás, para llevar a cabo una práctica profunda, es necesario desarrollar una serie de hábitos saludables y apropiados para el correcto desempeño del Yoga:

La dieta: La práctica del Yoga es en sí purificación interna. Por ello, junto con los asanas y el pranayama, una dieta equilibrada y libre de toxinas es primordial. Los yogis siguen una dieta vegetariana, no violenta, tratando de evitar los alimentos procesados y basada en frutas, verduras, cereales y legumbres. Estos alimentos  son nutritivos, están cargados de prana, favoreciendo el correcto funcionamiento de todo el sistema psicofísico.

 

La relajación: Después de todo ejercicio, tanto físico como mental, es vital la relajación. Muchos problemas se dan en el mundo porque hemos olvidado nuestra capacidad natural de relajación. El correcto conocimiento del cuerpo y de los procesos mentales, además de algunas prácticas de visualización o de escucha y canto de mantras, nos ayudan a sosegar todo nuestro ser a niveles que tal vez ni siquiera imaginamos.

 

Una filosofía adecuada:

El pensamiento es una poderosa vibración energética. A causa del descontrol de los pensamientos caemos a menudo en estados de nerviosismo y depresión. El mantener un pensamiento optimista y positivo, la práctica de la meditación y el estudio de la filosofía nos acerca más al estado de bienestar integral. A pesar de poder parecer fácil el dominar los pensamientos requiere de mucha práctica y voluntad por cambiar los hábitos, además de una moral adecuada, basada en los Yamas y Niyamas del Yoga de Patañjali.


Los doce asanas de Rishikesh

En la tradición de Sivananda es famosa la secuencia de doce asanas de Rishikesh. Estos doce asanas han sido practicados durante cientos  de años por los yogis del Himalaya. Trabajan todo el cuerpo energético desde el chakra sahasrara en la coronilla hasta el chakra muladhara en la base del cuerpo, favoreciendo el flujo de energía en todo el cuerpo. Los doce asanas de Rishikesh son estáticos y abarcan todos los movimientos necesarios en la práctica de asana: extensión, flexión, lateralización y rotación.

 

Estos asanas deben ser practicados, no como gimnasia, sino con movimientos suaves y controlados, y sobre todo, buscando mientras la respiración abdominal, sosegada y tranquila. Estas posturas son la base de toda la práctica de Yoga de Sivananda.

 


Sivananda Flow

 

Sivananda Flow es un estilo de práctica basado en el Yoga Sivananda, manteniendo su estructura y con el mismo énfasis en la respiración abdominal y continua, pero en secuencias de posturas o karanas, enlazadas con vinyasas, poniendo además un gran enfoque en la alineación postural. Este estilo proporciona una práctica de Yoga activa y dinámica, que además de estirar la musculatura la fortalece y tonifica en gran medida. Es ideal para aquellos a quienes les cuesta el estado estático del asana o tienen problemas para concentrarse, ya que por su dinamismo y fluidez  consigue que la clase sea energética y divertida.