Parampara

imaṁ vivasvate yogaṁ proktavān aham avyayam
vivasvān manave prāha manur ikṣvākave ’bravīt

 

evaṁ paramparā-prāptam imaṁ rājarṣayo viduḥ
sa kāleneha mahatā yogo naṣṭaḥ parantapa
Le enseñe este Yoga imperecedero a Vivasvan; él se lo comunicó a Manu; Manu se lo transmitió a Iksvaku. Así, pasando de unos a otros en sucesión regular, llegó al conocimiento de los sabios reales. Este Yoga lleva mucho tiempo perdido aquí, oh, Arjuna.
Bhagavad Gita IV; 1-2.

Nuestro linaje y maestros

El Yoga es enseñado tradicionalmente en sucesión discipular, lo cual significa que se transmite de maestro a discípulo desde el albor de los tiempos; esto es lo que se conoce como Sri Guru Parampara. Existen distintas sampradayas o tradiciones, y distintos linajes de maestros. El linaje del que procedemos y cuyo Yoga recibimos es el de Sri Swami Sivananda.

 

Aquellos que enseñan la teoría de que un Guru no es necesario y que cada uno debería seguir los dictados de su razón y su conciencia se olvidan del hecho evidente de que ellos mismos adoptan el papel de Gurus hacia aquellos a los que les enseñan esa doctrina. Comienzan infundiendo respeto y adoración como grandes maestros, aunque enseñen que no hay necesidad de un maestro. Sabemos cómo Buda, por ejemplo, les pidió a sus discípulos que pensaran por sí mismos racionalmente y se convencieran de la validez de la doctrina que él predicaba, y que no aceptaran nada por la sola autoridad de su palabra. Él tampoco propuso la adoración de ningún Dios. De todos modos, el resultado es que él es adorado como un Gran Guru o incluso como Dios. La enseñanza con respecto a pensar por uno mismo y la negación de la necesidad de un Guru implica, naturalmente, la aceptación de la persona que enseña como Guru por parte del que recibe la enseñanza. Uno encuentra que la necesidad de un Guru no puede ser obviada en ninguna profesión. La naturaleza de la experiencia humana es ser afectada por un proceso de interacción sujeto-objeto.

Sri Swami Sivananda


Guru Parampara Mantra

नारायणं पद्मभवं वसिष्ठं शक्तिं च तत्पुत्रपराशरं च।
व्यासं शुकं गौडपदं महान्तं गोविन्दयोगीन्द्रमथास्य शिष्यम्॥

Nârâyanam padmabhavam vasishtham shaktim cha tatputraparâsharam cha
Vyâsam shukam gaudapadam mahântam govindayogîndramathâsya shishhyam

 

Ofrezco siempre mis postraciones al Brahman Supremo, el Señor Narayana, el creador Brahma, sentado en el loto, el gran sabio Vasishtha, Shakti y su hijo Parashara, el gran Gaudapada, Govinda el mejor de entre los yogis, y su discípulo Shankara.

श्री शंकराचार्यमथास्य पद्मपादं च हस्तामलकं च शिष्यम्।
तं त्रोटकं वार्त्तिककारमन्यान् अस्मतगुरून् सन्ततमानतोस्मि॥


Shrî Shamkarâchâryamathâsya Padma.pâdam cha Hastâmalakam cha shishyam
tam Trotakam vârttikakâram Sivanandam anyân asmatagurûn santatamânatosmi

 

También a los discípulos de Shankaracharya, Padmapada, Totaka, Hastamalaka y Sureshvara, el autor de los comentarios del trabajo de su maestro, y a Gurudev Sri Swami Sivananda, y todos mis otros maestros espirituales.

श्रुतिस्मृतिपुराणानां आलयं करुणालयं।
नमामि भगवत्पादं शङ्करं लोकशङ्करम्॥

Shruti smriti purânânâm âlayam karunâlayam .
namâmi bhagavatpâdam Shankaram lokashankaram

 

Me postro ante Shankaracharya, depositario de los Vedas, los Smritis y los Puranas, lleno de compasión, cuyos pies son los más dignos de veneración y que es dador de lo auspicioso en el mundo entero.

शङ्करं शङ्कराचार्य केशवं बादरायणम्।
सूत्रभाष्यकृतौ वन्दे भगवन्तौ पुनः पुनः॥

Shankaram Shankarâchâryam keshavam bâdarâyanam
sûtrabhâshyakritau vande bhagavantau punah punah

 

Postraciones a Shankaracharya, quien es el mismo Señor Shiva, y a Vyasa, quien es el mismo Señor Vishnu, los autores del comentario de los Brahma Sutras, y de los propios Sutras respectivamente.