· 

Avataras: Dios habita entre nosotros

De acuerdo con la tradición Bhagavata o devocional de la India, Bhagavan, el Señor Supremo, es inconcebible e imposible de definir o contemplar como Él es en realidad. No obstante esto, Él toma diferentes formas en orden de que Sus devotos puedan contemplarle, tales como los Vyuhas, o expansiones de Dios con el propósito de la creación; El Antaryamin o Dios dentro del ser humano; el Archa Vigraha o Dios en la deidad de piedra o metal; y Vibhava o el Avatara, o Dios en forma humana, animal o incluso ambas al tiempo, que aparece para cumplir un propósito divino.

 

Un avatara o avatar, en efecto, es la forma en la que Bhagavan desciende para cumplir una misión determinada en la tierra u otros mundos. El Señor Krishna declara en la Bhagavad Gita:

 

yadā yadā hi dharmasya glānir bhavati bhārata

abhyutthānam adharmasya tadātmānaṁ sṛjāmy aham

 

Siempre que la justicia decae y la injusticia se incremente, oh, Arjuna, Yo mismo desciendo.

 

Los motivos principales para el descendimiento de un avatara son la restauración del Dharma o camino recto, bendecir a los virtuosos y rectificar a los impíos, pero hay muchos otros motivos por los cuales Bhagavan desciende a la tierra, los cuales son más secretos y deben ser desentrañados por el profundo estudio de las Escrituras bajo la guía apropiada.

 

Hay que aclarar que un avatara no es necesariamente Dios descendiendo al mundo de los mortales. Un avatar puede aparecer también en los mundos sutiles de los dioses o en otros planos de existencia. Tal es el caso de Mohini (uno de los avataras de Vishnu), por ejemplo, que aparece en el océano causal para ayudar a los dioses en su lucha contra los asuras o demonios.

 

En el Srimad Bhagavata Purana se cuentan 24 avataras principales del Señor Vishnu, aunque se dice que en realidad son innumerables. Diez de estos son los más importantes, conocidos como el Pez (Matsya), la Tortuga (Kurma), el Jabalí (Varaha), el Hombre León (Narasimha), el brahmana enano (Vamana), Parshurama, Rama, krishna, Buddha y el futuro avatara (Kalki).

 

En el Shiva Mahapurana se cuentan once avataras del Señor Shiva,  y en otros puranas diecinueve, siendo algunos de ellos el sabio Pippalada, Virabhadra, Bhairava, Hanuman, el Dios Mono, e incluso Ashwattama, el guerrero del Mahabharata (que era sólo un amsha o encarnación parcial).

 

Del mismo modo que Dios no desciende siempre en la misma situación o circunstancias, no todos los avatares son iguales. Diferentes formas y diferentes grados de manifestación son apropiados para diferentes momentos. Así, hay diferentes tipos de avataras, que pueden clasificarse en dos grandes grupos:

 

1. Mukhya Avataras: Son descendimientos divinos del mismo Bhagavan, en un cuerpo divino, no formado por la naturaleza material, sino por una sustancia espiritual llamada Suddha Sattva. Entre los Mukhya Avataras se cuentan seres como los Purna Avataras, o descendimientos completos del Señor, tales como Narasimha, Rama y Krishna; y Amsha Avataras o encarnaciones parciales, en las que Dios no manifiesta toda Su divinidad, tales como Varaha, o Matsya.

 

2. Gauna Avataras: Son seres humanos que han sido empoderados por Dios para cumplir Su misión. Estos seres han sido llenados de la energía divina y sus cuerpos son materiales. Son llamados también Avesha Avataras , los cuales son Dios entrando en una jiva o ser individual, de la cual sale después de ser cumplida Su misión, como en el caso de Parashurama o el sabio Kapila.

 

 

Además de estos dos principales existen otras formas de descendimiento.

 

Amshamsha Avataras, que son una parte de una parte de Dios, que aparece para asistir a la Forma principal. Por ejemplo, los hermanos de Sri Rama, Bharata y Satrughna, son una cuarta parte de la encarnación de Sri Rama.

 

Purusha Avataras: Estas son encarnaciones de los Dioses en un cuerpo totalmente humano, normalmente para hacer el papel de Maestro. Se dice que Shankaracharya, Ramanujacharya, Nimbarkacharya y otros Gurus del Vedanta son avataras de esta clase.

 

Gunavataras: Se llama así a los avataras de Bhagavan que encarnan o controlan una de las tres cualidades de la Naturaleza. Estos son Barhma, controlando la cualidad de Rajas, Vishnu, la de Sattva, y Rudra la de Tamas.

 

Hay muchas más clasificaciones de los avatares dependiendo del linaje y las Escrituras. En lo que están de acuerdo casi todos los textos es que en esta era ya no aparecerán más Mukhya Avataras o descendimientos completos del Señor Supremo hasta que concluya la era presente. No obstante, en esta era tenemos el Nama Avatar, el descendimiento de Bhagavan en la forma de Su Nombre. Por cantarlo con dedicación y devoción, podemos llegar a contemplar a la Divinidad tan cerca de nosotros como nuestra propia respiración.

 

Shloka:

bahūni me vyatītāni
janmāni tava cārjuna
tāny ahaṁ veda sarvāṇi
na tvaṁ vettha paran-tapa

 

Tanto tú como Yo hemos pasado por muchos nacimientos, oh, Arjuna. Sólo que Yo los recuerdo todos  mientras que tú no recuerdas ninguno, oh, azote del enemigo.