· 

Los avatares y la astrología

 En las Escrituras Védicas se da larga cuenta de los avatares del Señor Vishnu, el Dios mantenedor del Universo. Cada vez que el Dharma o la justicia desciende y el Adharma o injusticia asciende de manera peligrosa, el Señor toma una forma y desciende personalmente para equilibrar el orden del cosmos. La palabra Avatara significa, de hecho, “descenso” aludiendo a que Vishnu “desciende” desde los mundos espirituales hasta los materiales en orden de restablecer el Dharma.

 

Aunque son infinitos, los más famosos avatares de Vishnu son diez, que descendieron en distintas épocas. Estos son: Matsya, el pez; Kurma, la tortuga; Varaha, el jabalí; Narasimha, el hombre león; Vamana, el brahmín enano; Parashurama , el Brahmín guerrero; Rama, el hombre recto; Krishna, el encantador; Buddha, el iluminado, y Kalki, el avatar futuro, que aún está por llegar.

 

Un aspecto poco conocido de estas advocaciones del Señor es que cada uno de los avatares está asociado con uno de los nueve planetas de la astrología hindú o jyotisha. Esta asociación no es azarosa, sino que está relacionada con los caracteres y funciones propias de los planetas y avatares. Los nueve planetas son: Sol (Surya), Luna (Soma), Marte (Mangal), Venus (Shukra), Mercurio (Budha), Júpiter (Guru), Saturno (Shani), Rahu y Ketu (los nodos lunares).

EL SOL Y RAMA: El Sol es llamado el Atmakaraka o indicador del alma. Es decir, que este planeta define al ser esencial de todos nosotros. Está relacionado con el deber, la autoridad, y es el rey de losplanetas. Del mismo modo, Rama es el Rey ideal, como guerrro pertenece a la dinastía solar, absolutamente estabelcido en el Dharma o virtud, y es Dios mismo, el Alma de todas las almas. Por lo tanto El Sol está asociado a Sri Rama como avatar.

 

LA LUNA Y KRISHNA: Así como Rama pertenece por familia a la dinastía solar, Krishna pertenece a la lunar. La luna representa lo acuoso, lo placentero, las emociones, el amor y el apego. L aluna ilumina pero su luz refresca. Al igual que Rama es un rey establecido en el Dharma, recto e inquebrantable, krishna es más travieso y jugueton. Es amoroso y hace nacer la devoción a través de sus dulces juegos. Rama calienta como el Sol y Krishna refresca y calma la sed como la luna. Asñi, no es de extrañar que este planeta esté asociado con el pastor de Vrindavan.

 

MARTE Y NARASIMHA: El planeta Marte es indicativo de disputas y guerras. Está relacionado con el valor, el arrojo, la fuerza y también la agresividad. No es de extrañar, que la forma terrible de Vishnu, Narasimha, el hombre-león, sea su avatar. Narasimha es fiero y terrible cuando se enfada. Desmembra y destruye a los demonios del materialismo y el egoísmo. Así, su relación con Mate está más que clara.

 

VENUS Y PARASHURAMA: Venus es el planeta del amor conyugal, lo cual en principio parece no tener relación alguna con Parashurama, que es un brahmán con el corazón de un guerrero, ascético y fiero. Sin embargo, Venus también representa el éxtasis espiritual o samadhi. Parashurama, al destruir a los malvados Kshatriyas comandados por Kartaviryarjuna, está destruyendo en realidad todos los obstáculos que se oponen al samadhi. Otra explicación es que el carácter inmisericorde de Parashurama está relacionado con la cualidad pasional (Rajas) que pertenece a venus.

 

MERCURIO Y BUDDHA: Mercurio es el planeta del estudio, el intelecto (budhi), la lógica y los procesos de la mente y también el conocimiento. De forma similar, la doctrina de Buddha sigue un camino de conocimiento, filosofía y purificación de la mente. De acuerdo con algunos eruditos, el avatar de Vishnu no es Buddha sino Balarama, el hermano de Krishna. Esto noe s un problema, ya que Balarama como encarnación de Adi Shesha, o el principio del discernimiento, también está relacionado así con el pensamiento y la lógica.

JÚPITER Y VAMANA: Júpiter es el planeta más benéfico. Está relacionado con la religiosidad, los Maestros espirituales y la prosperidad espiritual y material. Vamana, el enano era un sacerdote brahmana, con lo cual está plenamente relacionado con la religión, y se considera el avatar de la no-violencia, ya que en Su pasatiempo nadie fue perjudicado. Del mismo modo la influencia de Júpiter rara vez puede traer malos asupicios, por lo tanto la asociación con el pequeño brahmana es obvia. Al tiempo, el carácter de Júpiter es la expansión Júpiter nos ayuda wa expandir ideas, negocios, viajar, etc. Esto conecta con la historia de Vamana, que de ser un enano se expande en un gigante capaz de alcanzar el universo entero en tres pasos.

 

SATURNO Y KURMA: Saturno es el planeta más malentendido. Se lo considera maléfico por crear bloqueos o melancolía. Pero en sus buenos aspectos también crea estabilidad, seriedad y fuerza. Esta misma estabilidad es la que Kurma representa al servir de base al monte Mandara cuando los dioses y los demonios lo utilizaron para batir el océano. Kurma representa la cualidad de Tamas u opacidad, pero controlada y usada para crear quietud, seguridad y estabilidad.

 

RAHU Y VARAHA: Rahu es el planeta del descontrol, pero en su mejor aspecto es como Marte, protege y salva. Varaha, de manera similar, tiene la forma de un animal peligroso y sin control como el jabalí, pero rescata a la tierra y la protege del demonio Hiranyaksha. Aquí reside la asociación entre Rahu y Varaha.

 

KETU Y MATSYA: Ketu es un planeta de desapego y ascetismo. Aquellos que cortan sus lazos para dedicarse a la búsqueda de la liberación se relacionan con Ketu. El pez en la iconografía hindú está relacionado con la búsqueda de la liberación final. Matsuya, el avatar en forma de pez, que ayuda a Manu y su familia a cruzar el océano causado por el diluvio, encarna la Gracia Divina por la cual podemos cruzar el océano de la mundanidad.

 

Kalki, el último avatar, por no haber descendido todavía no tiene relación con ningún planeta, pero algunos Le relacionan simplemente con el Lagna o signo ascendente de cada uno.

 

La variedad de conocimientos que la cultura védica puede ofrecernos es inagotable, pero, más importante aún, todas sus ciencias están siempre orientadas hacia la vida espiritual, el conocimiento, la devoción y la liberación.

 

Shloka:

 Śāntākāraṃ bhujaga-śayanaṃ padmanābhaṃ sureśaṃ

Viśvādhāraṃ gagana-sadṛiśaṃ megha-varṇaṃ subhāṅgam

Lakṣmī-kāntaṃ kamala-nayanaṃ Yogibhir-dhyāna-gamyaṃ

Vande viṣṇuṃ bhava-bhaya-haraṃ sarva-lokaika nātham

 

Me postro ante el Señor Vishnu, quien es el Sostenedor de todas las cosas, Señor de los dioses, que se halla en profunda paz, de cuyo ombligo nace la flor de loto, tumbado sobre la Serpiente Cósmica, del color de las nubes cargadas de lluvia, Señor de Lakshmi, que es recordado en los corazones de los yogis.