· 

Radhashtami y el nacimiento de Radha

Catorce días después de Krishnashtami o Janmashtami, el día del nacimiento del Señor Krishna, se celebra Radhashtami, el nacimiento de Sri Radha, Su Energía Divina. Este año esa fecha es el 6 de septiembre en el calendario occidental. Cuando el Señor desciende en alguna forma, Él nunca viene solo, sino que aparece acompañado de Sus distintas energías y asociados. De todos ellos, Radha es la contraparte femenina de Krishna, la Madre Divina como expresión del amor incondicional y la alegría trascendental.

 

Radha nació en el octavo día (ashtami) de la quincena creciente del mes de Bhadrapada. Krishna nació el octavo día de la quincena menguante del mismo mes. Radha es dorada y Krishna oscuro. Al igual que las dos fases de la luna pertenecen al mismo ciclo, Krishna y Radha son diferentes aspectos del mismo Ser Divino.

 

El Brahma Vaivarta Purana cuenta el nacimiento de Sri Radha. Su padre era Vrishabhanu, el jefe de los pastores del poblado de Barsana, en Vraja. Una mañana, tras bañarse en el río, vio un hermoso loto de mil pétalos flotando en la superficie. En su interior, una pequeña niña brillaba como una gema. El bebé se transfirió al vientre de la esposa de Vrishabhanu, y en el tiempo debido, nació. No obstante, los padres estaban tristes, porque once días después, la niña no abría los ojos, y comenzaron a pensar que había nacido ciega.

 

Todo cambió cuando fueron a Vrindavana a visitar a sus amigos Nanda y Yashoda, quienes habían sido padres del niño Krishna. Cuando la pequeña Radha vio el rostro de Krishna, abrió los ojos por primera vez. La razón por la cual no los abría, era que no quería ver a nadie sino a Su amado Krishna.

 

En Barsana y Vrindavan la festividad es muy bella. Los devotos ayunan hasta mediodía y luego van a los lugares donde Ella llevó a cabo Sus pasatiempos. El lugar de Su nacimiento, el lago donde Ella jugó con Krishna, y otros espacios sagrados. Los templos realizan ceremonias de adoración a Radha-Krishna y los devotos buscan la intercesión de la compasiva Radha ante el Señor Krishna, a fin de hallar Su Gracia.

El amor que se profesaron Radha y Krishna  va más allá de lo imaginable. El único deseo de Radha era Krishna. El único pensamiento de Su mente y Su única alegría era encontrarse con Su amado. El amor de Radha por Krishna es el ejemplo de toda alma que desee acercarse a Dios. En realidad, este auspicioso día se conmemora un amor tan inmenso como el mismo universo.

 

Shloka:

 

Tapta kāncana-gaurāngi

Rādhe vṛndāvaneśvari

vṛṣabhānu sute devi

praṇamāmi hari priye

 

¡Oh, Radha de piel dorada, reina de Vrindavan, hija de Vrishabhanu y amada de Krishna, te presento mis respetos!

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Madhavi (viernes, 06 septiembre 2019 23:01)

    Gracias por compartir tan bella historia�hariiibol