· 

El Dios con cinco cuerpos

En el estado de Maharashtra, en Harihareshwar, casi en la frontera con Karnataka, se alza un complejo de templos del mismo nombre. El templo principal posee dos templos adyacentes, uno de los cuales, Mahakaleshwar, alberga un sagrado Shiva-Lingam de gran antigüedad. Pero la mayor curiosidad del complejo es un reciente hallazgo en excavaciones del complejo en el templo principal, en el que se aprecia una estatua del Señor Krishna, no con muchos brazos, ni con muchas cabezas, como suele ser común en la iconografía hindú, sino, con una sola cabeza y cinco cuerpos.

 

La imagen está hecha de forma que la cabeza se aprecia en el medio, y los cuerpos la rodean como los pétalos de una flor. De este modo, no importa el punto de vista desde el que se mire la deidad, cuando miramos a cualquiera de los cuerpos, parece que la cabeza pertenece a ese cuerpo en particular. La imagen presenta una composición muy bella desde el punto de vista artístico.

 

El simbolismo que esconde la imagen es también muy bello: de un mismo Señor Supremo, la Única Consciencia Divina, representada en la cabeza, surgen los cinco elementos, Espacio (Akasha), Aire (Vayu), Fuego (Agni), Agua (Jala) y Tierra (Prithivi), representados en los cinco cuerpos de la deidad. Todo el mundo material está conformado por estos elementos, por lo tanto toda la multiplicidad del universo confluye en última instancia en el mismo Todopoderoso Krishna.

 

Además, viendo que al mirar un cuerpo en particular, nos parece que la cabeza le pertenece sólo a éste, podemos darnos cuenta de que nos sucede de forma smilar en la vida. Al ver nuestro cuerpo nos creemos poseedores del alma que contiene, creyendo que es sólo nuestra. Sin embargo, el Señor Supremo reina poderoso en todos los cuerpos. Él y sólo Él es el Alma de todas las almas, presente por igual en todos los cuerpos. He aquí el más bello significado de esta imagen.

 

Shloka:

 

īśvaraḥ sarva-bhūtānāṁ

hṛd-deśe ’rjuna tiṣṭhati

bhrāmayan sarva-bhūtāni

yantrārūḍhāni māyayā

 

El Señor está sentado en los corazones de todos, oh, Arjuna, y por Su maya a todos los seres dirige, como montados en una rueda mecánica.