Plegaria a Shiva (Shiva Purana)

Victoria a Ti, Señor Shiva, divino esposo  de la Madre Parvati,

 

Tú amas y proteges a Tus devotos, y es por ello que destruyes sus deseos mundanos.

 

Tú, que moras en el sagrado monte Kailasha, eres el Eterno Océano de la Bondad.

 

La simple lectura de Tus historias quita todo dolor y toda duda de la mente de los aspirantes espirituales.

 

Yo tomo refugio en Ti, que brillas con el fulgor de la media luna que adorna tu Ser.

 

Tú disipas las grandes tinieblas de la ignorancia con la claridad del conocimiento de Dios, y eres la Luz que alumbra la casa del corazón de Tus devotos.

 

Tú eres el sol en el firmamento de mi corazón.

 

Nadie puede verte con los ojos físicos; pero te presentas fácilmente ante quienes con devoción te adoran.

 

El veneno que una vez bebiste para salvar al mundo se ha convertido en néctar para los seres de devoción.

 

Tú siempre eres puro, aunque a veces transites por lugares que no lo son.

 

Eres el destructor de la mundanidad, y a todos los seres contemplas con visión ecuánime.

 

A pesar de que tienes un tridente como arma, Tú jamás haces daño alguno.

 

Tú te hallas del todo desapegado, y aún así, sientes apego por Tus devotos.

 

 

Tú eres el Rey de todos los reyes, y sin embargo, vives de limosnas para mostrarnos el camino hacia Ti.

 

Tú otorgas todos los deseos a aquellos que posan la mente en Ti.

 

Cuando pensamos en Ti, las ataduras de la muerte se desatan.

 

Bendíceme con la Gracia de la paz.

 

Tu Gracia brinda néctar a nuestras vidas, y los santos se tornan felices en Tu presencia.

 

Te ruego que me mires con amor.

 

Me postro ante Tus pies, donde hallo refugio y me siento protegido.

 

Si Tu Gracia se halla conmigo, ¿qué otra cosa puedo anhelar?

 

Si en Ti se halla el monte Mandara ¿por qué alguien desearía tener sólo un grano de arena?

 

Tú tienes una serpiente en Tu cuello, y sin embargo, ella no te daña, entonces, haz que los peligros de este mundo no dañen mi devoción por Ti.

 

He venido buscando refugio a Tus pies. Sálvame del mundo de la ilusión.

 

Vierte Tu Gracia sobre mi ser.

 

Tomo refugio en Ti y en la Santa Madre Parvati.

 

Ambos, protegedme.

 

No buscaré refugio en ningún otro lugar.

 

Om Shantih, Shantih, Shantih.

 

Shloka:

 

Karpūra-gauraṃ Karunāvatāraṃ,

Saṃsāra-sāraṃ Bhujagendra-hāram.

Sadā Vasantaṃ Hṛidayāravinde,

Bhavaṃ Bhavānī-sahitaṃ Namāmi.

 

Me postro ante Bhava (Shiva), acompañado de Bhavani (Parvati). Brillando con un resplandor dorado como el alcanfor, Él es la encarnación de la compasión y la esencia del mundo. Lleva guirnaldas de serpientes, y brilla en los corazones de .todos

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Mahesh (miércoles, 27 febrero 2019 03:39)

    OM Namaha Shivay