· 

La Filosofía en los Vedas, por Sri Swami Sivananda (V): El Yoga

El siguiente artículo es la quinta parte de la exposición detallada sobre las filosofías ortodoxas védicas, por Sri Swami Sivananda. El presente artículo corresponde a la filosofía Sankhya. Puedes leer los anteriores aquí:

 

Filosofías de la India I: Introducción

 

Filosofías de la India II: El Nyaya

 

Filosofías de la India III: El Vaisheshika

 

Filosofías de la India IV: El Sankhya

 

Introducción:

Postraciones a Sri patañjali Maharshi, el exponente del sistema filosófico del Raja Yoga, el primer sistematizador de la escuela de Yoga, de la cual los Yoga Sutras son el texto básico.

La palabra Yoga viene de la raíz yuj, que significa “unir”. Yoga es la restricción de las actividades de la mente, y es la unión del alma individual con el Alma Suprema.

Hiranyagarbha (El Creador) es el fundador del sistema de Yoga. El Yoga fundado por Patañjali Maharshi es una rama o suplemento del Sankhya. Pero tiene su propio encanto para los estudiantes de temperamento místico y de tipo contemplativo. Afirma una mayor ortodoxia que el mismo Sankhya al reconocer directamente la existencia del Ser Supremo (Ishvara).

El Dios de Patañjali es un Purusha especial o un Alma Particular, inafectada por las aflicciones, acciones, fruición y vehículos. En Él se halla el más alto límite de la semilla de la omnisciencia. Él, siendo incondicionado por el tiempo, es el Maestro incluso de los antiguos. Él es siempre libre.

La sagrada sílaba Om es el símbolo de Dios. La repetición de Om y la meditación en Om debe ser practicada. Esto elimina todos los obstáculos y lleva al logro de la realización de Dios.

 

Los Yoga Sutras

Los Yoga Sutras de Patañjali conforman el libro de texto más antiguo de la escuela del Yoga. Contiene cuatro capítulos. El primer capítulo, Samadhi Pada, trata sobre la naturaleza y el logro de Samadhi. El segundo capítulo, Sadhana Pada, explica los medios para alcanzar este fin. El tercer capítulo, Vibhuti Pada, da una descripción de los poderes sobrenaturales o Siddhis que pueden ser logrados a través de las prácticas yóguicas. El cuarto capítulo, Kaivalya Pada, describe la naturaleza de la salvación.

 

Raja Yoga y Hatha Yoga

El Yoga de Patañjali es Ashtanga-yoga o el Yoga de ocho miembros. Este Yoga trata con la disciplina de la mente y sus poderes psíquicos. El Hatha Yoga trata de los métodos de control del cuerpo y la regulación de la respiración. La culminación del Hatha Yoga es el Raja Yoga. Un sadhana progresivo en Hatha Yoga conduce al cumplimiento del raja Yoga. El Hatha Yoga es una escalera para ascender al estado o cumbre del Raja Yoga. Cuando el movimiento de la respiración es detenido por los medios de Kumbhaka, la mente se vuelve sin apoyo. La purificación del cuerpo y el control de la respiración es la meta directa del Hatha Yoga. Los Shat-Karmas o seis actos de purificación del cuerpo son Dhauti (limpieza del estómago), Basti (una forma natural de enema), Neti (limpieza nasal), Trataka (mirar fijamente a un objeto), Nauli (movimiento del vientre) y Kapalabhati (eliminación de la flema por medio de cierto tipo de pranayama). El cuerpo se vuelve saludable, ligero, fuerte y estable por la práctica de Asanas, Bandhas y Mudras.

 

Yoga—un metódico esfuerzo por controlar la mente.

Yoga es un método de estricta disciplina. Impone restricciones en la dieta, sueño, compañía, comportamiento, palabra y pensamiento. Debería ser practicado bajo la cuidadosa supervisión de un Yogi experto e iluminado.

 

Yoga es un esfuerzo metódico por controlar la mente y lograr perfección. El Yoga eleva el poder de concentración, elimina los vagabundeos y errares de la mente, y ayuda a lograr el estado de super-consciencia o Nirvikalpa Samadhi. La práctica del Yoga destruye la inquietud del cuerpo y la mente. Elimina las impurezas de la mente y también la estabiliza. La meta del Yoga es enseñar los medios por los cuales el alma individual puede alcanzar unión completa con el Alma Suprema. Esta fusión o inmersión del alma individual en el Purusha Supremo es llevad aa cabo por la supresión de las vrittis o pensamientos de la mente. Este es un estado claro como el cristal, ya que la mente no es coloreada por el contacto con objetos mundanos.

 

El Yoga y el Sankhya

El sistema de Kapila es Nirishvara Sankhya, ya que en él no hay Ishvara o Dios. El sistema de Patañjali es Sa-Ishvara Sankhya, puesto que hay en e´l un Ishvara o Purusha Especial, intocado por las aflicciones, acciones, deseos, etc. Patañjali construyó este sistema con la metafísica del Sankhya como fondo. Patañjali acepta los veinticinco principios del Sankhya. Él acepta la visión metafísica del sistema Sankhya, pero pone un gran énfasis en el lado práctico de la auto-disciplina, para la realización de la absoluta unidad del Purusha o verdadero Ser.

 

El Sankhya es un sistema metafísico. El Yoga es un sistema de disciplina práctica. El primero pone el énfasis en la investigación y razonamiento, mientras que el último lo hace en la concentración del poder de voluntad.

 

El alma individual en el Yoga tiene una libertad mayor. Puede lograr la salvación con la ayuda de Dios. El Sankhya mantiene que el conocimiento es el medio de salvación. EL Yoga sostiene que la concentración, meditación y Samadhi llevan a Kaivalya o la independencia. El sistema de Yoga mantiene que el proceso yóguico consiste en la supresión de las diversidades de las funciones de la mente, y la concentración de la energía mental en el auto-luminoso Purusha.

 

Los ocho miembros del Raja Yoga

 

El Raja Yoga es conocido por el nombre de Ashtanga-Yoga o el Yoga de los ocho miembros. Los ochos miembros son:

 

1. Yama (restricciones)

2. Niyama (observancias)

3. Asana (postura)

4. Pranayama (control de la respiración)

5. Pratyahara (interiorización de los sentidos)

6. Dharana (concentración)

7. Dhyana (meditación)

8. Samadhi (estado de super-consciencia)

 

Los primeros cinco de estos forman los miembros externos (Bahir-anga) del Yoga. Los últimos tres forman los miembros internos (Antar-anga) del Yoga.

Yama y Niyama

La práctica de Yama y Niyama constituye la disciplina ética. Prepara al estudiante yóguico para la verdadera práctica del Yoga. El estudiante de Yoga debería practicar no-violencia, veracidad, continencia, no robar, y no aceptación de regalos que conduzcan a la vida lujosa; y practicar pureza, contentamiento, austeridades, estudio sagrado y rendición a Dios. El mejor de todos ellos es la no-violencia (Ahimsa). Todas las demás virtudes están enraizadas en Ahimsa. No-violencia es abstinencia de malicia hacia todos los seres vivientes—en cualquier forma y en cualquier momento. No es solamente no dañar, sino también no odiar. Los Yamas o restricciones son el gran voto universal (Mahavrata), no limitado por casta, lugar o país, tiempo o circunstancias. Debe ser practicado por todos. No hay excepciones a estos principios. Ni siquiera la auto-defensa puede justificar el asesinato para alguien que está practicando el voto de no-violencia. ÉL debería no matar ni siquiera a su enemigo si está practicando Yoga rigurosamente.

 

Asana, Pranayama y Pratyahara

El Asana es una postura estable y confortable. Asana o postura es la ayuda física a la concentración. Cuando uno obtiene maestría sobre el Asana, se vuelve libre de las perturbaciones a causa de los pares de opuestos. Pranayama o regulación de la respiración lleva a la tranquilidad y estabilidad de la mente y buena salud. Pratyahara es introversión. Es la interiorización de los sentidos desde sus objetos. Yama, Niyama, Asana, Pranayama y Pratyahara son accesorios al Yoga.

 

Dharana, Dhyana y Samadhi

Dharana, Dhyana y Samadhi son los tres estados consecutivos del mismo proceso de concentración mental y son por tanto partes de un todo orgánico. Dharana es el esfuerzo por fijar la mente establemente en un objeto. Dhyana es la continua e ininterrumpida fijación en dicho objeto. Samadhi es fijar la mente en el objeto con tal intensidad de fijación que uno se vuelve el mismo objeto. La mente está plenamente sumergida e identificada con el objeto en el que ha sido fijada.

 

Samyama o concentración, meditación y Samadhi son uno y el mismo, y confiere conocimiento de los objetos más allá de lo sensorial. Los Siddhis (poderes del Yoga) son subproductos de la concentración. Los poderes sobrenaturales son en realidad obstáculos para el Samadhi o la Libertad.

Yoga Samadhi y sus características

Dhyana o meditación culmina en Samadhi. El objetivo de la meditación es el Samadhi. Samadhi es la meta de la disciplina del Yoga. El cuerpo y la mente se vuelven inertes, por decir así, a las impresiones externas. La conexión con el mundo eterno está rota. En Samadhi, el yoga entra en el Supremo Silencio, el cual es intocado por el incesante ruido del mundo externo. La mente cesa su funcionamiento. Los sentidos son absorbidos en la mente.

 

Cuando todas las modificaciones de la mente son controladas, el veedor, el Purusha, descansa en su propio Ser. Patañjali habla de esto en sus Ypga Sutras como Svarupa-Avasthanam (establecerse en el verdadero Ser de uno).

 

Hay clases o grados de concentración o Samadhi, a saber, Samprajñata o consciente y Asamprajñata o super-consciente. En Samprajñata Samadhi quedan objetos de concentración definidos. La mente permanece consciente del objeto. Savitarka (con deliberación), Nirvitarka (sin deliberación), Savichara (con reflexión), Nirvichara (sin reflexión), sananda (con dicha), y Sasmita (con sentido de personalidad) son formas de Samprajñata Samadhi. En Samprajñata Samadhi, hay una clar consciencia del objeto en el que se medita, como distinto del sujeto. En Asamprajñata Samadhi, esta distinción se desvanece, siendo trascendida.

 

Condiciones para el éxito en Raja Yoga

 

La importancia de Yama y Niyama

Los aspirantes que desean la realización de Dios deberían practicar estos ocho miembros del Yoga en su totalidad. En la destrucción de las impurezas a través de la práctica de los ocho miembros —o accesorios— del Yoga, emerge la luz de la sabiduría que conduce al conocimiento discriminativo.

 

Para el logro de Samadhi o la unión con el Divino, la práctica de Yama y Niyama es una necesidad indispensable. El estudiante de Yoga debería practicar Yama y observar Niyama uno con el otro. No es posible alcanzar la perfección en meditación y Samadhi sin la observancia de las prácticas de Yama y Niyama. No se puede tener concentración de la mente sin eliminar la falsedad, el engaño, la crueldad, la lujuria etc., en el interior. Sin concentración de la mente, la meditación y el Samadhi no pueden ser logrados.

 

Los cinco planos mentales de acuerdo con la escuela de Patañjali

Kshipta, Mudha, Vikshipta, Ekagra y Niruddha son los cinco planos mentales de acuerdo cn la escuela Raja Yoga de Patañjali. El plano Kshipta es aquel en el que la mente vagabundea entre los muchos objetos sensuales. La mente está llena de Rajas (pasión). El plano Mudha es aquel en el que la mente está en un estado de sueño e impotencia a causa de Tamas (inercia). El plano Vikshipta es aquel en el que Sattva (pureza9 predomina, y la mente oscila entre la meditación y la objetividad. Los rayos de la mente son lentamente recogidos y unidos. Cuando Sattva se incremente, tendrás alegría mental, unidireccionalidad de mente, conquista de los sentidos y aptitud para la realización del Atman. El plano Ekagra es aquel en el que la mente está en un solo punto. En él hay profunda meditación. Sattva es libre de Rajas y Tamas. El plano Niruddha es aquel en el que la mente está bajo perfecto control. Todas las Vrittis han sido aniquiladas.

 

Una Vritti es una onda u ola de pensamiento en el lago de la mente. Cada Vritti o modificación de la mete deja tras de sí un Samskara o impresión o tendencia latente. Este Samskara puede manifestarse a sí mismo en estado consciente cuando la ocasión aparece. Similares Vrittis fortalecen a similares disposiciones. Cuando todas las Vrittis son detenidas, la mente está en un estado equilibrado (Samapatti).

 

Enfermedad, languidez, duda, descuido, pereza, mundanidad, percepción errónea, falta de concentración, e inestabilidad en ella cuando es lograda, son los principales obstáculos en la concentración.

 

Los cinco Kleshas y su eliminación.

De acuerdo con Patañjali, Avidya (ignorancia), Asmita (egoísmo), Raga-Dvesha (deseo y aversión o gustos y desagrados) y Abhinivesa (aferrarse a la vida mundana9 son los cinco grandes Kleshas o aflicciones que asedian la mente. Estos son aliviados por el método de la práctica yóguica continuada, pero no erradicados totalmente. Permanecen escondidos como semillas. Florecen de nuevo cuando hallan la oportunidad y un entorno favorable. Pero Asamprajñata Samadhi (la experiencia del Absoluto) destruye incluso las semillas de estos males.

 

Avidya es la causa principal de todos nuestros problemas. El egoísmo es el resultado inmediato de Avidya. Nos llena de deseos y aversiones, y vela la visión espiritual. La práctica de Yoga-Samadhi erradica Avidya.

Práctica de Kriya-Yoga

Kriya-Yoga purifica la mente, atenua o disminuye las cinco aflicciones, y conduce al Samadhi. Tapas (austeridades) Svadhyaya (estudio y comprensión de las Escrituras) e Ishvarapranidhana (adoración a Dios y ofrecer el fruto a Dios) constituyen el Kriya-Yoga.

 

El cultivo de amistad (Maitri) hacia los iguales, compasión (Karuna) hacia los inferiores, regocijo (Mudita) hacia los superiores e indiferencia (Upeksha) hacia la gente malvada (ocon reflexión sobre las cosas placenteras y dolorosas, bien y mal) produce tranquilidad mental (Chitta Prasada).

 

Uno puede lograr Samadhi a través de la devoción a Dios. La devoción por Dios confiere libertad. Por Ishvarapranidhana el estudiante obtiene la Gracia de Dios.

 

Abhyasa y Vairagya

Abhyasa (práctica) y Vairagya (desapasionamiento, no-apego) ayudan a estabilizar y controlar la mente. La mente debería ser retirada una y otra vez y llevada de nuevo al centro, cuandoquiera que vaya hacia los objetos sensoriales. Esto es Abhyasa Yoga. La práctica se vuelve fija y estable, cuando se persiste por un largo tiempo sin ninguna interrupción y con perfecta devoción.

 

La mente es un puñado de Trishnas (anhelos). La práctica de Vairagya destruye todos los Trishnas. Vairagya vuelve la mente de espaldas a los objetos. No permite a la mente ir hacia fuera (la acción Bahirmukha de la mente), sino que promueve la acción Antarmukha (interiorizada) de la mente.

 

El estado de Kaivalya o absoluta independencia

 

La meta de la vida es la separación absoluta de Purusha y Prakriti. Libertad en Yoga es Kaivalya o absoluta independencia. El alma es libre de las cadenas de Prakriti. El Purusha está en su veradera forma o Svarupa. Cuando el alma se da cuenta de que es absolutamente independiente, y que no depende de nada en este mundo, Kaivalya o solitud acontece. El alma ha eliminado Avidya a través del conocimiento discriminativo (Viveka-Khyati). Los cinco Kleshas o aflicciones son quemados por el fuego del conocimiento. El Ser no es tocado por los condicionamientos de Chitta. Los Gunas se retiran a descansar y el Ser habita en su propia esencia divina. Incluso si uno se convierte en un Mukta (alma liberada), Prakriti y sus modificaciones existen para otros. Esto es sostenido por el sistema de Yoga y de acuerdo con el Sankhya.

 

(Continúa con la filosofía del Purva Mimamsa)