· 

Obstáculos en el Yoga: la Ira

Uno de los grandes obstáculos que nos acechan en el camino espiritual es la ira. La ira es una vritti u onda de pensamiento. No debemos pensar que la ira es algo nuestro. Es tan sólo una variación de la mente que aflora ante ciertos estímulos. La ira es una modificación del deseo. Cuando no obtenemos lo que queremos u obtenemos aquello que deseamos evitar, surge la ira como una señal de frustración.

 

Hay una ira llamada “justa” que es natural en el ser humano. Es aquel estado de enfado que utilizamos para reparar una injusticia, o para educar a alguien que necesita ser rectificado. La señal de esto es que este tipo de ira nunca es egoísta. No responde a un agravio personal. Al principio es muy difícil saber si estamos mostrando una ira justa o es una excusa para dar rienda suelta a nuestro mal carácter. Esto es debido a que la ira agita poderosamente la mente y por tanto, bajo su influjo es difícil pensar correctamente.

 

Bajo el influjo de la ira podemos hacer mucho daño a nuestro alrededor, además de crear un estado mental muy inconveniente para la práctica del Yoga. Por lo tanto, debemos tratar de erradicar la ira.

 

Puedes saber si tienes un problema de ira auto-indagando profundamente en tu mente, tu comportamiento y tus relaciones con los demás. Algunas señales pueden ser fácilmente identificables:

 

Si tienes poca tolerancia con los errores o pequeñas faltas de los demás, puede ser un indicio. Si la torpeza o falta de destreza de otros te hace enfadar, significa que debes cultivar la tolerancia y la compasión.

 

Si las situaciones tensas o de dsicusión te producen grandes explosiones de ira, en las que dices cosas que no sientes, con demasiada frecuencia, estás siendo dominado por la ira.

 

Los medios para destruir esta vritti u onda de pensamiento tan nociva son varios. En el Yoga de Patañjali, se nos recomienda que utilicemos el método de Pratipaksha Bhavana. Esto significa que en lugar de combatir la ira directamente, trataremos de desarrollar las virtudes opuestas. Si somos impacientes, iracundos y de mal carácter, comenzaremos a cultivar la paciencia, el carácter amistoso y la tolerancia. Este es un camino muy bello. Podemos hacer un trabajo de hacer un número determinado de buenas acciones al mes, que conlleven ayudar a las personas. Así desarrollaremos bondad, paciencia y buena voluntad, y la vritti de ira morirá por sí misma sin que nos demos cuenta.

 

Además de esto, hay varias cosas que puedes hacer. Trata de vivir diariamente con estos pensamientos:

 

  1.  Todo cuanto existe y vemos es una manifestación del Señor Supremo. Por lo tanto, ¿contra quién dirigiremos nuestra ira?
  2. La gente que te molesta o trata de herirte sólo está haciando lo que puede. Algunos tienen miedo y por eso actúan irreflexivamente. Piensa en ellos como niños que no saben lo que hacen. Piensa: este pobre hombre se ve obligado a actuar así debido a su mente desordenada. Siente cómo el perdón aflora en ti.
  3. Considera a todos como mensajeros del Señor Shiva, el Señor Vishnu, la Madre Divina o la forma dela Divinidad que mas te eleve. No importa que ellos sean inconscientes de su carácter de mensajero. Tú sabes que sólo cumplen Su voluntad. No puedes enfadarte con el mensajero.
  4. Recuerda tus propias faltas y debilidades. Piensa cómo te gustaría ser tratado si cometieras alguna. Esto apaciguará tu carácter muy rápidamente.
  5. Canta el mantra Om Shanti Om (Om Paz Om). Este mantra tiene un efecto amansador de la mente. Repítelo mentalmente cuando vayas a estar en una situación tensa.
  6. Haz este voto: No pronunciarás palabras malsonantes, palabrotas ni tacos. Trata de hablar con mayor dulzura. Te sorprenderá cómo cambiar tu forma externa de expresarte puede modificar tu carácter.
  7. Lee diariamente el verso III;37 de la Bhagavad Gita: “kāma eṣa krodha eṣa rajo-guṇa samudbhavaḥ mahāśano mahā-pāpmā viddhy enam iha vairiṇam” (Es el deseo, nacido de la pasión, que lleva a la ira, que todo lo devora y mancha. Sabe, oh, Arjuna, que este es tu enemigo aquí, en este mundo). Medita seriamente sobre este verso. Considera a la ira como tu enemigo. No pienses que es parte de ti, sino un intruso. Esta desidentificación con la vritti de la ira te ayudará a controlarla.
  8. Evita las comidas muy saladas, picantes o excesivamente calientes. Elimina de tu dieta la carne, el pescado, las alubias negras, las especias muy fuertes, el alcohol, etc. Todo esto está recalentando tu sistema e influye en tu psique de forma negativa. El tabaco también produce este efecto.
  9. En verano puedes tomar fruta fresca, ensaladas y deliciosos zumos de frutas. En invierno los caldos, sopas dulces, purés y guisos de verduras te nutrirán y fortalecerán tu carácter. El dominio de la ira surge cuando la mente no es muy poderosa. Los arroces, cereales y legumbres son recomendables durante todo el año.

 

Por último, pero no menos importante, nunca te des por vencido. Siempre que tratamos de desarrollar una virtud, las fuerzas de nuestra mente inferior y mundana se reorganizan para evitar que tengamos éxito. Vencer a estas fuerzas es sólo una cuestión de perseverancia. Puede que falles mil y siete veces. No te culpes por ello, no te sientas derrotado, pero discúlpate siempre que sea necesario. La vez número mil y ocho ya no fallarás. Habrás triunfado sobre la ira y modelado tu carácter. Este es un Yoga muy poderoso. Su práctica establece al ser humano en Ahimsa o No Violencia, que es el tesoro más grande de los Yogis. ¡Que todos logremos el estado de mansedumbre y bondad para con todos!

 

Shloka:

yasmān nodvijate loko

lokān nodvijate ca yaḥ

harṣāmarṣa-bhayodvegair

mukto yaḥ sa ca me priyaḥ

 

Al que no perturba al mundo ni puede ser perturbado por él, libre del gozo, la envidia, el miedo y la ansiedad, a ese Yo le amo.