· 

Consejos para el Saludo al Sol, por Sri Swami SIvananda

En el sistema de Surya Namaskara (Saludo al Sol) son combinadas varias posturas de Yoga con una respiración rítmica, movimientos rápidos, baño de sol y la devota contemplación del Divino Poder que el Sol representa. Se nos dice que para practicar este Surya namaskara se debe mirar al Sol naciente, bañando así todo nuestro cuerpo con los vivificantes rayos del Sol, el cual es dador de vida, alegría y calor al mundo entero.

 

Surya Namaskara consiste en doce posturas o estadios. Una postura fluye suave y graciosamente en la siguiente. Se da también un movimiento vigoroso que trabaja los músculos; sin embargo, esto se supedita a la regla de vital importancia en el Yoga, de que no debe haber tensión o violencia en la práctica. De tal modo se da un resultado único y extraordinario: tras la práctica, uno no se siente cansado y exhausto como sucede con el simple ejercicio físico, sino que  se siente completamente refrescado.

 

Es de gran importancia el estado interno en el que se practica Surya namaskara. Interiormente, contempla cada movimiento, vuélvete consciente de cada cambio que tiene lugar en tu cuerpo, especialmente en la columna. La mente debe estar tranquila y atenta para hacer esto; después de unos meses de práctica esta consciencia se expandirá.

 

Después de completar doce Saludos al Sol, túmbate boca arriba en el suelo y relaja cada miembro uno por uno desde los pies hasta la punta de la cabeza. Esto es llamado Shavasana (postura del cadaver). Para comenzar, si uno se siente cansado después de tres o cuatro Namaskaras debe parar, e ir incrementando el número gradualmente, teniendo cuidado en todo momento de que no se acumule mucha tensión en ninguna parte del cuerpo. El número de namaskaras debe ser incrementado de acuerdo con la capacidad de cada uno. Hay personas capaces de hacer 108 Saludos de una sola vez sin sentir tensión.

 

Después de hacer el Surya Namaskara, el aspirante puede cantar la oración al Señor Todopoderoso:

 

Oración al Sol

 

Om Suryam Sundaraloka Natham Amritam Vedantasaram Shivam, Jñanam Brahmamayam Suresham-amalam Lokaikachittam Svayam;

Indraditya-naradhipam Suragurum Trailokya-chudamanim, Brahma-Vishnu-Shiva-Svarupam-Hridayam Vande Sada Bhaskaram.

 

Significado:

 

Siempre me inclino ante Surya, el Sol, el Adorable Señor del Mundo, el Inmortal,  que es la quintaesencia del Vedanta, el Auspicioso, quien es Absoluto Conocimiento, de la naturalea de Brahman, el Señor de los DIoses, siempre puro, la verdadera Consciencia del mismo mundo, el Señor de Indra, los Dioses y los hombres, el preceptor de los Dioses, la Joya en la corona de los tres mundos, el mismo corazón de Brahma, Vishnu y Shiva, dador de Luz.

 

El Sol, siendo la mayor fuerza resplandeciente y dadora de vida para este planeta, es la representación visible del invisible Señor Todopoderoso. La gran mayoría de la gente no puede pensar en el Trascendente Supremo Absoluto sin la ayuda de algún objeto o idea concreta. Para ellos, el Sol resulta ser el mejor objeto de adoración y meditación.

 

Así, Surya Namaskara provee del fundamento para la magnífica cultura integral del cuerpo, mente y espíritu, la cual es esencial para todo ser humano.