· 

La filosofía Dvaita de Sri Madhvacharya, por Sri Swami Sivananda

El siguiente artículo es la cuarta parte de la exposición detallada de las ramas del Vedanta, por Sri Swami Sivananda. Aquí puedes ver las tres anteriores:

 

1. Introducción al Vedanta

 

2. La filosofía Advaita de Sri Shankara

 

3. La filosofía Vishistadvaita de Sri Ramanujacharya

 

Sri Madhvacharya desarrolló un sistema dualista de filosofía a partir del Prasthana-Traya, es decir, las Upanishads, la Bhagavad Gita y los Brahma Sutras. Es un dualismo no-cualificado. El vaishnavismo de Madhva es llamado Sad-Vaishnavismo, en orden de distinguirlo del Sri-Vaishnavismo de Sri Ramanuja.

 

Madhva hace una distinción absoluta entre Dios, y los objetos animados e inanimados. Dios es la única realidad independiente. Los objetos animados e inanimados son realidades dependientes. El Vedanta de Madhva es la doctrina de las diferencias absolutas. Es un Atyanta Bheda Darshana (doctrina de la diferencia absoluta). Él insiste en cinco grandes distinciones (Pancha Bheda), a saber:

 

1. La diferencia entre Dios y el alma individual.

 

2. La diferencia entre Dios y la materia.

 

3. La distinción entre el alma individual y la materia.

 

4. La distinción entre un alma y otra.

 

5. La distención entre un objeto material y otro.

 

La filosofía de Madhva es una filosofía de distinción. Todo seguidor de la escuela de Madhva debería creer firmemente en esta quíntuple distinción, conocida como Pancha-Bheda.

 

Tú puedes comprender claramente la filosofía de Madhvacharya si estudias su comentario de los Brahma Sutras y el Anuvyakhyana, sus comentarios sobre las Upanishads y la Bhagavad Gita y sus glosas del Mahabharata (Bharata-tatparya-nirnaya) y sobre el Bhagavata Purana.

 

La filosofía de Madhva tiene muchos puntos en común con la de Ramanuja. En el sistema filosófico de Madhva, Hari o Vishnu es el Ser Supremo. El mundo es real. Las diferencias son verdaderas. Todas las jivas dependen de Hari, el Señor. Hay grados de superioridad e inferioridad entre las almas individuales. La liberación es el disfrute del alma individual de su dicha innata. Esto es Moksha o la emancipación final. Bhakti o devoción, sin faltas, es el medio de alcanzar Moksha. Percepción, inferencia y las Escrituras son los tres Pramanas o medios de conocimiento. Hari es cognoscible sólo a través de los Vedas. La adoración del Señor Krishna como es enseñada en el Bhagavata Purana es el centro de su religión. Esta es la quintaesencia de las enseñanzas de Madhva.

 

Las categorías.

De acuerdo con Madhva, Padartha o la realidad objetiva es de dos tipos—independiente (Svatantra) y dependiente (Paratantra). Dios, el Ser Supremo, es la única realidad independiente. El alma y el mundo son realidades dependientes. Dios los gobierna. Los seres dependientes son de dos variedades—positiva y negativa. Las almas conscientes (Chetana), y entidades inconscientes como la materia y el tiempo (Achetana) son las dos variedades positivas. Las entidades inconscientes son tanto eternas, como los Vedas, eternas y no eternas, como Prakriti (la Naturaleza), el tiempo y el espacio; o no eternas, como los productos de Prakriti.

El Ser Supremo y Su consorte.

 

El Ser Supremo es Vishnu o Narayana. Él es la causa personal y primordial. ÉL es el Gobernador Inteligente del mundo. El vive en Vaikuntha junto con Lakshmi, Su consorte. Él y Su consorte Lakshmi son reales. Brahma y Vayu son dos de Sus hijos. Uno puede conocer Su naturaleza a través del estudio de los Vedas. Él se manifiesta a Sí mismo a través de varios Vyuhas o formas grupales, y a través de los Avataras. Él está presente en las imágenes sagradas. El es también el Antaryamin o Controlador Interno de todas las almas. Él crea, mantiene y destruye el mundo.

 

Dios está libre de Doshas o faltas. Está dotado de todas las cualidades auspiciosas. Es omnipresente o todo-penetrante e independiente. Está más allá del espacio y el tiempo. Él es más grande que Lakshmi. No hay otro que sea más grande que Lakshmi. Ella es la más prominente de los dependientes. Lakshmi es la Shakti o energía del Señor. Ella es la personificación de Su poder o energía. Lakshmi puede tomar varias formas sin un cuerpo material. Ella es co-eterna con Vishnu, y todo-penetrante. Ella contempla la gloria de Su Señor a través de la eternidad. Ella es Nitya-Mukta, es decir, eternamente libre de Samsara (la mundanidad) Ella no es afectada por el dolor o la desgracia. Ella es inteligente.

 

Prakriti—la causa material del mundo

Dios es la causa eficiente —pero no la material—del mundo, puesto que Prakriti, que es el material del mundo, es diferente de Él. Prakriti es la causa material del mundo. Evoluciona en el mundo visible. Todos los objetos, cuerpos, y órganos de las almas están compuestos de Prakriti. Dios energiza a Prakriti a través de Lakshmi. Entonces sucede la creación.

 

Los tres poderes de Prakriti son presididos por tres Poderes: Lakshmi, Bhu y Durga. Avidya (ignorancia) es una forma de Prakriti. Oscurece los poderes espirituales del alma individual. Forma un velo que esconde al Supremo de la visión del alma individual.

 

Mahat, Ahankara (egotismo), Buddhi, mente, los diez sentidos, los cinco objetos de los sentidos y los cinco grandes elementos son las modificaciones de Prakriti. Estos existen en la Prakriti primordial en formas sutiles antes de su evolución.

 

El mundo—una realidad diferente de Dios

De acuerdo con Madhva, el mundo no es una ilusión. Tampoco es una transformación de Dios, como la cuajada lo es de la leche. Madhva no admite que el mundo sea el cuerpo de Dios. La distinción entre Dios y el mundo es absoluta e incualificada. Por ello, el sistema de Madhva es llamado Dvaita o dualismo no-cualificado.

 

El alma individual—una entidad distinta

 

La pluralidad de almas:

Hay una pluralidad de jivas. Estas son de tamaño atómico. El universo entero está lleno de jivas o almas individuales. Cada átomo del espacio está lleno de jivas. Madhva dice en su “Tattvanirnaya”: “infinitas son las almas que moran en un átomo del espacio”.

 

No hay dos jivas que sean iguales en carácter. Ellas son esencialmente diferentes unas de otras. Hay grados diferentes entre ellas incluso en su disfrute de la dicha después de la salvación.

 

Una distinción verdadera ente la jiva y Brahman.

Las jivas son diferentes de Dios y de la materia. Madhva considera que la distinción entre Brahman y la jiva es real.

 

A pesar de que la jiva es limitada en tamaño, permea todo el cuerpo por su cualidad de inteligencia. Las jivas son agentes activos, pero dependen de la guía del Señor. El Señor impele a las jivas a la acción de acuerdo con su conducta previa. Ellas son eternas, y por naturaleza, dichosas. Pero, la conexión con el cuerpo a causa de sus karmas pasados les hace sufrir dolor y pasar por la transmigración. Mientras no se liberen de sus impurezas, vagarán por Samsara. Pasan del nacimiento a la muerte y de la muerte al nacimiento. Cuando sus impurezas son eliminadas, alcanzan la salvación. La dicha natural del alma se vuelve manifiesta en el momento de Moksha o salvación

 

La salvación no dota al alma de igualdad con Dios.

El alma no alcanza igualdad con Dios. Tiene solamente derecho a servirle.

 

Incluso en el paraíso, hay diferencias esenciales entre las jivas. Son varias las clases de lamas en la morada de la dicha. Hay diferentes grados también. Las almas liberadas no son todas iguales; pero, no hay discordia entre ellas, porque todas ellas conocen a Brahman y no tienen faltas.

 

Clasificación de las almas

Madhva acepta la clasificación de las almas de Ramanuja en Nitya o eternas (como Lakshmi), Mukta o liberadas (los dioses, rishis, sabios y antepasados) y Baddha o atadas. El tercer grupo consiste en dos clases: 1) Aquellas que son elegibles para Moksha (Mukti Yogya) y 2) Aquellas que no son elegibles. De las que no son elegibles para la salvación, hay también dos clases: a) Aquellas que son atadas por el ciclo de Samsara para siempre (Nitya-Samsarins), y b) Aquellos cuyo destino es el infierno, la región de cegadora oscuridad (Tamo-Yogya).

 

Algunos son predestinados para la liberación por su aptitud inherente. Algunos otros son destinados, bien a vagar por Samsara sin fin, o a ir al mundo de la oscuridad. Las almas Sattvika van al cielo, las Rajasa continúan en Samsara y las almas Tamasa caen en el infierno.

 

Bhakti—el medio de salvación

Bhakti es el medio de salvación. Las almas alcanzan salvación por la Gracia de Dios. Tal gracia llega al devoto por mediación de Vayu, el hijo de Vishnu. Dios no puede ser alcanzado directamente. Vayu es el mediador. La gracia del Señor es en proporción a la intensidad de la devoción.

 

La adoración a Dios es la condición indispensable para obtener la gracia de Dios. El alma es salvada por el conocimiento de que es dependiente de Dios y bajo Su control. EL conocimiento correcto resulta en amor por Dios. Bhakti es el resultado del conocimiento de la grandeza de Dios.

 

Ankana, Namakarana, Bhajana y Smarana

 

La adoración de Vishnu consiste en:

 

1. Ankana, marcar el cuerpo con Sus símbolos.

 

2. Namakarana, dar los nombres del Señor a los niños.

 

3. Bhajana, cantar Sus glorias.

 

4. Smarana, constante práctica del recuerdo de Dios.

 

Madhva dice: “forma un fuerte hábito de recordar a Dios. Sólo entonces será fácil para ti recordarlo en el momento de la muerte”. Él señala que cuando el Señor encarna, ningún Prakrita Deha o cuerpo material es impuesto sobre Él. Madhva ha prescrito un riguroso tipo de ayuno a sus seguidores.

 

Práctica de Sadhana

 Una vida de buena moral es preliminar para Moksha. El aspirante debe equipare con el estudio de los Vedas, el control de los sentidos, desapasionamiento y perfecta auto-entrega, si desea tener la visión del Señor. Renunciación, devoción y cognición directa del Señor a través de la meditación, llevan al logro de la salvación. El devoto logra la realización de Dios directa e intuitiva a través de la meditación y la gracia divina. Entonces es libre del ciclo de nacimientos y muertes.

 

Estas son algunas de las importantes enseñanzas de Sri Madhvacharya, el renombrado exponente de la escuela dualista de filosofía.

 

(Continuará con la filosofía Dvaitadvaita de Sri Nimbarka)