· 

Ishvara Pranidhana (Auto-entrega) Por Sri Swami Sivananda

Mediante auto-entrega se llega al logro del Samadhi, el estado Súper-consciente.

 

La auto-entrega ha de ser libre, perfecta, incondicionada, de buena voluntad. Sólo entonces llegará el Samadhi. Este Ishvara Pranidhana es la suprema auto-entrega.

 

Atma Nivedana (entrega del Alma) es auto-entrega. En el Vishnu Sahasranama se dice: “El corazón de quien se refugia en Vasudeva (Dios), se purifica por completo y alcanza a Brahman, el Eterno”.

 

El devoto le ofrece todo a Dios, incluidos su cuerpo, su mente y su alma. Nada guarda para sí. Pierde hasta su minúsculo yo. Carece de existencia personal e independiente. Renunció a su yo por Dios. Se convirtió en parte de Dios. Dios cuida de él y le trata como si fuera Él mismo. El devoto trata el pesar, la aflicción, el goce y el dolor como si fuesen dones que Dios le envía, sin apegarse a ellos. Se considera un muñeco de Dios y un instrumento en Sus manos. No se siente egoísta, pues carece de ego. Su ego pasó a Dios. Su deber no consiste en cuidar de su esposa, hijos, etc, pues no tiene existencia independiente aparte de Dios. Dios cuidará de todo. No ha de pensarse que nació para guiar al mundo. Dios será quien proveerá por todo aquello en lo que el hombre ni siquiera puede soñar. Carece de deseo sensual, pues no tiene cuerpo, ya que se lo ofreció a Dios. No adora ni ama su cuerpo, pues corresponde a Dios encargarse de él. Sólo siente la presencia de Dios y nada más. No teme, pues Dios le ayuda en todo momento.

 

No tiene enemigos, pues se entregó a Dios, quien no tiene enemigos ni amigos. No tiene ansiedad, pues lo alcanzó todo, logrando la Gracia de Dios. Ni siquiera piensa en la salvación, más bien no quiere salvarse, es más, sólo quiere a Dios y nada sino Dios. Se satisface con el amor de Dios, pues mediante Él no hay nada que no se alcance. ¿Qué hay que alcanzar si Dios envió Su Gracia a Su devoto?

 

El devoto no quiere convertirse en azúcar sino gustar el azúcar. En degustar azúcar hay goce, pero no en convertirse en azúcar. De modo que el devoto siente que hay más júbilo supremo en amar a Dios que en convertirse en Dios. Dios se encargará por entero del devoto. “Yo soy Tuyo” dice el devoto. Esta auto-entrega es el Amor Absoluto hacia Dios solamente. No hay nada salvo conciencia de Dios en el devoto. Incluso contra sus propios deseos, el devoto se unificará con Dios y perderá su individualidad.

 

Esta es la ley del Ser. La Verdad Suprema es el Absoluto y el alma se eleva por encima y a través de diferentes estados de consciencia hasta que alcanza la perfección absoluta cuando se identifica con Dios. Esta es la culminación de toda aspiración y todo amor.

 

Hay innumerables versículos de la Bhagavad Gita y del Bhagavatam que establecen la verdad de que la auto-entrega es el único medio de alcanzar al Supremo. Krishna enseña a Arjuna que la auto-entrega, total y exclusiva, es la única que podrá darle paz y liberarle de todos los pecados.

 

Quien estudie la Bhagavad Gita y el Srimad Bhagavatam llegará a conocer cuánta importancia se atribuye a la auto-entrega total, pues la auto-entrega es la aniquilación de la consciencia individual y el logro de la Consciencia Absoluta. Esto es igual a Nirvikalpa Samadhi.

 

El devoto vuela hacia el estado del Supremo Mahabhava (devoción suprema) y se funde en Dios. La ola desaparece en el océano. La chispa se unifica con el fuego. EL rayo se absorbe en el Sol. La mente se funde en el Atman. El individuo se pierde en el Absoluto. El devoto se unifica con Dios. La consciencia mundana se desvanece en la Consciencia Universal. El hombre se convierte en Dios y el mortal se torna inmortal.

 

Shloka:

man-manā bhava mad-bhakto

mad-yājī māṁ namaskuru

mām evaiṣyasi satyaṁ te

pratijāne priyo ’si me

 

Piensa siempre en Mí, vuélvete Mi devoto, ofréceme sacrificios y póstrate ante Mí. Sin duda vendrás a Mí. Yo te prometo esto, porque Me eres querido.