· 

Visión igualitaria, por Sri Vinod Bihari Das Babaji Maharaj

 

Nuestro comportamiento habla sobre nuestra personalidad. Y cualquier cosa que recibimos de otros es una reacción de nuestro propio comportamiento. Si nuestro comportamiento es positivo, obtendremos una reacción positiva de los demás. Si nuestro comportamiento es negativo, obtendremos una reacción negativa de los demás. Dicho a la inversa, si alguien me ama, es la reacción de mi propio comportamiento, y si alguien me desprecia esto también es la reacción de mi propio comportamiento. Es como un espejo. Es nuestro propio reflejo. Al caminar por una calle, si sonríes a un paseante, éste te sonreirá en retorno. Si le apartas la mirada, él apartará la mirada. Pero no estamos listos para aceptar esto. Creemos que son los otros la razón de que estemos en tal situación o destino aciago. Y debido a esto, nuestra mente se vuelve prejuiciosa, caemos en el pozo del apego y del odio, y nos distraemos del camino de la devoción.

 

No importa a qué rama o camino pertenezcas, este comportamiento ecuánime (samata) es la base del Sanatana Dharma (hinduismo). El Ramacharitamanasa dice:

 

“Siya Ram may sab jag jani

 Karahu pranam jori dui jug pani”

 

Que significa: “Veo el mundo entero como una manifestación de Sri Sita y Rama, y ofrezco mis reverencias a ellos en todas partes, uniendo mis manos en respetuosos saludo”.

 

El Chaitanya Charitamrita dice:

 

“Jive samman dibe jani Krishna adhisthan”

 

“Ofrece respeto a todas las criaturas vivientes, entendiendo que Krishna reside en todos ellos”.

 

La Shrimad Bhagavad Gita dice:

 

“Aham atma gudakesha, sarva-bhutasya-sthitah

 Aham adis cha madhyam cha, bhutanam anta eva cha”

 

 

“Yo soy el Ser, oh, Arjuna, sentado en el corazón de todas las criaturas. Soy el comienzo, el medio y el final de todos los seres”.

 

La resolución de todos los Shastras es la misma. No importa de qué camino de iluminación estemos hablando. El Sanatana Dharma es sólo uno. No es diferente para gente diferente. Las diferentes confesiones son como las diferentes ramas del mismo árbol (el Sanatana Dharma), y la raíz de este árbol es Samata (ecuanimidad). Si una persona sentada en una rama cree que la rama es todo el árbol y que el resto está mal, o simplemente no existe, es pura estrechez de pensamiento. La Manu Samhita describe el Dharma como:

 

“Ahimsam satyam asteyam saucham sanyamam eva cha,

 Etat samasevam prokto dharmam pancha lakshanam”

 

“No violencia, veracidad, honestidad, pureza interna y externa, y disciplina de los sentidos, estos son los cinco atributos del Dharma”.

 

Sólo por aceptar esta simple y abierta definición de Dharma, uno puede trascender todas las diferencias visibles entre las varias ramas y caminos del Dharma, y alcanzar Samata. Sin esta visión igualitaria, cada persona sentada en una de las ramas del Dharma piensa “mi rama es la correcta, la otra tiene tales y tales defectos”. El otro, sentado en otra rama, dirá lo mismo. En realidad, el Dharma es uno, todos están en lo correcto desde sus respectivas ramas, el defecto está en nuestro pensamiento.

 

Al final de los pasatiempos de Krishna en la tierra, cuando Krishna estaba sentado bajo un árbol y Uddhava comprendió que el Señor iba a terminar Sus pasatiempos terrestres (Bhauma Lila), se sentó cerca de Krishna, y Éste le dio instrucciones sobre los distintos caminos a través de los cuales uno puede alcanzarle. Uddhava se dio cuenta de que Krishna estaba describiendo todos los caminos para legar a Él y estableciendo cada uno como correcto y de igual importancia. Entonces Le preguntó qué camino consideraba Él el mejor para que la gente de la tierra Le alcanzase. Krishna le dijo que cuando el sabio Bhishma estaba en su lecho de muerte, estableció la Bhakti (devoción) como el camino más seguro por sobre los otros yogas. Pero Uddhava ya sabía eso. Él quería saber qué camino Krishna mismo consideraba el mejor, y por eso preguntó Su propia opinión sobre el asunto. Entonces Krishna dijo:

 

“Aham hi sarva kalpyanam sadrishino mato mama

Mad bhavo sarva bhuteshu kaya mano vakya vrittibhih”

 

Que significa: Todo este universo es una manifestación de Mí mismo, y el aspirante debe verme en cada criatura y en todas las cosas de este mundo, y aceptar esto física, mental y verbalmente.

 

Esta es la enseñanza definitiva del Bhagavatam. Las disparidades que vemos en otros no son sino una manifestación de nuestra propia ignorancia.

 

Shloka:

 

vidyā-vinaya-sampanne

brāhmaṇe gavi hastini

śuni caiva śva-pāke ca

paṇḍitāḥ sama-darśinaḥ

 

Los sabios humildes, en virtud del conocimiento verdadero, ven con la misma visión a un manso y erudito brāhmaṇa, a una vaca, a un elefante, a un perro y a un comedor de perros.

 

Fuente (inglés): click aquí

Escribir comentario

Comentarios: 0