· 

Aforismos sobre el OM, por Sri Swami Sivananda

OM es la palabra del poder. Es el símbolo sagrado de Brahman o Dios.

 

Todos los lenguajes y sonidos provienen de OM. El mundo entero también proviene de OM.

 

En el comienzo era la palabra: la palabra era con Dios; en sí misma era Dios. Esto es OM.

 

OM es el sostén de todas las cosas. OM es el supremo refugio para todas las cosas. OM es lo mejor en este mundo.

 

OM es infinitud. OM es eternidad. OM es inmortalidad. OM es Sat-Chit-Ananda (Existencia, Conocimiento y Dicha absolutas).

 

OM es Pranava o la palabra de gloria. Esta es la palabra mística, la verdadera esencia de todas las enseñanzas.

 

OM es la base de todos los sonidos.

 

Todos los símbolos del sonido están basados en OM.

 

La meta que todas las Escrituras exaltan de manera uniforme, sobre la que todo acto de austeridad habla y el anhelo por el cual el hombre lleva la vida de celibato; esa meta es OM.

 

OM es el arco, la mente es la flecha; Dios o Brahman es el blanco. Conoce al Señor por medio de la concentración. Da en el blanco con una mente fija en un punto. Así como la flecha se vuelve una con el blanco, el alma individual se vuelve idéntica con el Señor o lo Absoluto.

 

En OM el mundo existe; en OM se disuelve y en OM subsiste.

 

OM sirve como un bote para cruzar el océano del Samsara.

 

OM es tu verdadro nombre.

 

La recitación de OM vuelve la mente hacia el interior.

 

La repetición de OM es remembranza del Señor.

 

El estudiante de Yoga obtiene concentración de la mente en un punto por la repetición de OM.

 

Por la constante repetición de OM se incrementa la fuerza de los samskaras (impresiones mentales) espirituales.

 

La repetición de OM y la meditación en Él eliminana todos los obstáculos en la meditación.

 

Repite OM mentalmente cuando retengas el aire (kumbhaka). Esto te dará poder, fortaleza, vigor y buena salud.

 

Medita: Soy omnipresente, alma inmortal, OM OM OM. Soy infinitud, eternidad, inmortalidad, OM OM OM. Sos existencia, conocimiento y dicha absoluta, OM OM OM.

 

Aquel que medita en OM se vuelve una dínamo espiritual, irradia alegría, paz, poder.

 

Meditar en OM actúa como un aeroplano que eleva al estudiante de Yoga a las magníficas alturas del reino de la dicha eterna, de la paz perenne y eterna alegría.

 

Siéntate y contempla una imagen del OM. Luego trata de visualizar el OM con los ojos cerrados.

 

Tan pronto como te sientes a meditar, canta el OM por dos minutos. Serás elevado e inspirado. Esto te conducirá lejos de los pensamientos mundanos. Luego comienza la meditación.

 

Medita en OM con su significado o sentido, con Bhava o la actitud mental correcta.

 

El rugido del océano es OM; ríos torrentosos, esto es OM; el zumbido de la abeja, esto es OM.

 

OM es la vida y el alma de todos los mantras.

 

La esencia de todas las Escrituras es OM.

 

“A” comienza desde la raíz de la lengua, “U” procede del medio, y “M”desde el final, al cerrar los labios.

 

AUM cubre el espectro entero del sonido.

 

Amén es OM. Ameen es OM.

 

Todas las palabras que denotan objetos están centradas en OM, por lo tanto el mundo entero está contenido en OM, permanece en OM y se disuelve en OM.

 

OM es quien concede todos los deseos y salvación.

 

OM es la escalera que toma el estudiante de Yoga hacia el excelso nivel de superconsciencia.

 

El Señor es lo Supremo. OM es Su nombre. Por lo tanto OM debe ser adorado.

 

“A” representa el estado de vigilia. “U” representa el estado de sueño y “M” el estado de sueño profundo.

 

OM es el fundamento de tu vida, pensamiento e inteligencia.

 

OM y Brahman son inseparables.

 

OM es la ambrosía celestial que confiere inmortalidad.

 

Hay un poder misterioso e inescrutable en OM. Esta fuerza rasga el velo de la ignorancia y lleva al aspirante a DIOS.

 

La vibración producida por el canto del OMen el universo físico corresponde a la vibración original que surgió cuando el mundo fue proyectado.

 

Los Yogis meditan siempre en OM.

 

OM es la música interior del alma. Es la música del silencio.

 

Recuerda OM. Canta OM. Haz salmos con OM. Haz Japa de OM. Medita en OM.

 

Entra al barco de OM. Navega suavemente con la ayuda de la meditación en OM. Usa el ancla del discernimiento. Usa el salvavidas del desapasionamiento. Desembarca con seguridad en la ciudad de Satchidananda Brahman.

 

Shloka:

 

oṁ ity ekākṣaraṁ brahma

vyāharan mām anusmaran

yaḥ prayāti tyajan dehaṁ

sa yāti paramāṁ gatim

 

Pronunciando la sílaba OM, el Brahman, y acordándose de Mí: el que deja el cuerpo y parte así alcanza la meta suprema.