Sivananda Yoga

El Yoga de Swami Vishnudevananda

"Los asanas no son solamente ejercicios físicos. El cuerpo y la mente están interconectados, las posturas permiten que el prana, la energía vital, se mueva fácilmente, sin bloqueos. Así se comenzarán a activar varios chakras o centros a través de los meridianos. Por supuesto, también tienen beneficios adicionales como mejorar la salud física, aumentar la elongación y fuerza muscular y corregir defectos en la postura. Todos estos son beneficios secundarios, ya que el propósito de los asanas es solamente elevar el nivel de energía, desde lo más bajo hasta lo más alto".

 

                                              Swami Vishnu Devananda



Swami Vishnudevananda, discípulo de Sivananda, sistematizó la práctica de Yoga en cinco puntos básicos. Lo llamó Sivananda Yoga en honor a su Maestro, a quien profesaba profunda devoción. Estos puntos básicos del Yoga son los siguientes:

 

1-Ejercicio adecuado: El primer deber del yogi es mantener el cuerpo sano, ya que es el vehículo que nos permite hacer vida espiritual. Los asanas son el medio adecuado para ejercitarnos a la vez que nos purificamos. Además dan fuerza y flexibilidad a los músculos y mejoran la digestión y otros procesos del cuerpo.

 

2-Respiración adecuada: Una respiración sana es determinante para conservar la salud no sólo física, sino también mental y emocional. El pranayama nos ayuda a conseguir un sistema respiratorio sano y un hábito de respiración consciente. Esto nos ayuda a gestionar las emociones y neutralizar los estados de ansiedad, y nos prepara para estados más profundos de concentración y meditación.

 

 

 

3-Dieta adecuada: La práctica del Yoga es en sí purificación interna. Por ello, junto con los asanas y el pranayama, una dieta equilibrada y libre de toxinas es primordial. Los yogis siguen una dieta vegetariana, no violenta, tratando de evitar los alimentos procesados y basada en frutas, verduras, cereales y legumbres. Estos alimentos  son nutritivos, están cargados de prana, favoreciendo el correcto funcionamiento de todo el sistema psicofísico.

 

4-Relajación adecuada: Después de todo ejercicio, tanto físico como mental, es vital la relajación. Muchos problemas se dan en el mundo porque hemos olvidado nuestra capacidad natural de relajación. El correcto conocimiento del cuerpo y de los procesos mentales, además de algunas prácticas de visualización o de escucha y canto de mantras, nos ayudan a sosegar todo nuestro ser a niveles que tal vez ni siquiera imaginamos.

 

 

 

5-Pensamiento positivo y meditación:

El pensamiento es una poderosa vibración energética. A causa del descontrol de los pensamientos caemos a menudo en estados de nerviosismo y depresión. El mantener un pensamiento optimista y positivo, la práctica de la meditación y el estudio de la filosofía nos acerca más al estado de bienestar integral. A pesar de poder parecer fácil el dominar los pensaientos requiere de mucha práctica y voluntad por cambiar los hábitos, además de una moral adecuada, basada en los Yamas y Niyamas del Yoga de Patañjali.


Los doce asanas de Rishikesh

Swami Vishnudevananda utilizó la secuencia de doce asanas de RIshikesh. Estos doce asanas han sido practicados durante cientos  de años por los yogis del Himalaya. Trabajan todo el cuerpo energético desde el chakra sahasrara en la coronilla hasta el chakra muladhara en la base del cuerpo, favoreciendo el flujo de energía en todo el cuerpo. Los doce asanas de Rishikesh son estáticos y abarcan todos los movimientos necesarios en la práctica de asana: extensión, flexión, lateralización y rotación.

 

Estos asanas deben ser practicados, no como gimnasia, sino con movimientos suaves y controlados, y sobre todo, buscando mientras la respiración abdominal, sosegada y tranquila. Estas posturas son la base de toda la práctica de Yoga de Sivananda.

 


Sivananda Karana Yoga

 

Sivananda Karana Yoga es un estilo de práctica basado en el estilo Sivananda, con el mismo énfasis en la suavidad de movimientos y la respiración abdominal y continua, pero en secuencias de posturas o karanas, poniendo además un gran enfoque en la alineación postural. Esta variante es ideal para aquellos a quienes les cuesta el estado estático del asana o les cuesta concentrarse, entrenando el cuerpo, tonificando los músculos y preparándolo para los asanas clásicos en estado inmóvil.