· 

Om Namah Shivaya: Cómo recitar el mantra

Se acerca la festividad de Maha Shivaratri, la Gran Noche de Shiva. Con tan auspicioso motivo, Hoy queremos compartir una enseñanza del Shiva Mahapurana que, hace cinco mil años fue entregada a los sabios de Badarikashram por el rishi Suta.

 

Las preguntas de los sabios

 

Los sabios preguntaron a Suta por el poder de la silaba “OM”, y el mantra de cinco sílabas (Panchakshari) “Namah Shivaya”. Suta dijo:

 

“Oh, sabios, esta pregunta es excelente. Sólo el Señor Shiva puede contestarla. Aún así intentaré contestar con lo mejor de mí y por la Gracia de Shiva”.

 

“El mantra OM es el sonido primigenio. Es llamado Pranava (sonido místico). Pranava puede dividirse en dos palabras: Pra- es la contracción de Prakriti, el mundo material. –Nava significa “Barco” o bote. Así, el barco con el cual podemos cruzar el mundo material y llegar hasta Shiva es OM”.

 

“Om es de dos tipos: sutil y denso. El sutil es para los seres liberados. El denso, se expande en cinco sílabas más y crea el mantra “Namah Shivaya”. Este es el sagrado mantra para alcanzar la comunión yóguica. Quien canta este mantra sagrado, alcanza cualquier objeto que desee”.

 

Cómo recitar el mantra

“Uno debe, por lo tanto, recitar el Japa de Namah Shivaya. El mantra debe recitarse con el OM, de modo que sea “Om Namah Shivaya”. Para ello, bajo la instrucción del preceptor, uno debe sentarse en un asiento (Asana) confortable, y realizar la repetición del mantra, idealmente comenzando en el día chaturdashi de la quincena creciente (es decir, el decimocuarto día después de la luna nueva). Debe sentarse hacia el este y allí, repetir el mantra Om Namah Shivaya diariamente, pensando en las cualidades maravillosas del Señor Shiva, que son las siguientes”

 

“Él tiene la luna creciente en Su diadema. Él ha dado refugio a la Diosa Ganga en Su cabellera. Con Shakti, la Madre Divina, sentada en Su muslo izquierdo, Él resplandece con Sus asociados y sirvientes a Su alrededor. Él muestra los gestos de bendición y dádiva en Sus manos. Él es la causa de toda Dicha. Él es Sadashiva”.

 

“Durante el voto uno no debe realizar acciones impuras (como comer carne, beber alcohol, etc.) y al finalizar debe dar caridad a los brahmanas”.

De acuerdo con el Purana, el mantra debe repetirse 12.000 veces diariamente. Esto son aproximadamente ciento once malas diarios (111), siendo el once el número que representa al Señor Shiva. Al cabo de las dos semanas, hasta el día señalado para concluir el voto, uno habrá recitado el mantra 180.000 veces. Ahora bien, es posible que uno no tenga tiempo suficiente o capacidad para repetir el Panchakshara tantas veces. Sin embargo, esto no significa que uno no vaya a obtener ningún resultado por repetir el mantra menos veces. El mantra siempre produce un resultado aunque sea repetido una sola vez de manera no intencionada.

 

Beneficios del mantra:

 

Dependiendo del número de recitaciones y la fe y devoción con la que se haga, uno hallará diferente resultados de la práctica de este mantra.

 

Repitiendo el mantra 50.000 veces, uno obtiene las bendiciones de Shiva y la aptitud para la práctica espiritual.

 

Por repetir el mantra 180.000 veces uno será bendecido con riqueza material y espiritual.

 

Si uno recita el mantra 300.000 veces, se vuelve apto para ser un brahmana.

 

Repitiendo el mantra 500.000 veces, uno obtiene la extinción de todos los pecados cometidos en esta vida.

 

Por repetirlo 1.000.000, alcanzará la cercanía con Brahman, y si logra repetirlo 10.000.000 de veces, alcanzará la asimilación con Brahman. En el próximo ciclo cósmico nacerá como un hijo de Brahma.

 

Esto no significa que uno deba completar tales cantidades en un período concreto de tiempo. Uno puede tardar incluso varias vidas en recitar los 10.000.000 de mantras. De acuerdo con el Shiva Purana, incluso si uno interrumpe la práctica o muere antes de terminar, el conteo de mantras permanecerá intacto. Es decir, que si uno interrumpe la práctica tras recitar cien veces el mantra, en el momento que continúes, aunque sea años después, se le comenzará a contar desde el ciento uno. En esta práctica nada se pierde jamás. Por lo tanto ¿por qué no empezar ahora? ¡Que el Señor Shiva nos bendiga a todos con devoción por Su Santo Nombre! Om Namah Shivaya.

 

Shloka:

 

nāgendrahārāya trilocanāya

bhasmāṅgarāgāya maheśvarāya

nityāya śuddhāya digambarāya

tasmai nakārāya namaḥ śivāya

 

Él lleva al Señor de las serpientes y tiene tres ojos (que ven presente, pasado y futuro),  está cubierto de pura ceniza y es el Gran Señor, es eterno y puro,  es representado por la sílaba "na", así pues, saluaciones reverentes al Señor Shiva.