· 

Bhakti Sutras: tres definiciones de Bhakti

Bhakti-Sutra de Narada es una obra bien conocida, en la que el divino sabio Narada Muni sistematiza la práctica de Bhakti o devoción amorosa al Ser Supremo en ochenta y cuatro sentencias o Sutras en los que se devela la naturaleza y medios para alcanzar dicho amor. Como en muchos textos védicos, el texto no da una sola descripción del carácter de la Bhakti, sino que compara las diferentes visiones, en relación con distintas escuelas de pensamiento. Así, desde el verso 16 hasta el 19 se enumeran las definiciones de cada maestro. El verso 16 dice:

 

pūjādiṣvanurāga iti pārāśaryaḥ ।

 

El Hijo de Parasara (Vyasa) es de la opinión de que Bhakti consiste en el apego a la adoración y otras actividades similares.

B.S. 16

 

Según este verso, la característica de Bhakti es que aquel en quien nace se vuelve muy dado al ritual de adoración, baños rituales a la deidad y otras ceremonias como el yajna o ceremonia de fuego, ya que estos, en el humor apropiado, conducen a una mayor cercanía con Dios. Sin embargo, acto seguido, se dice:

 

kathādiṣviti gargaḥ ।

 

“El sabio Garga opina que Bhakti consiste en el hablar de las Glorias y Pasatiempos del Señor”.

B.S. 17

 

Aquí se nos dice que el devoto en cuyo corazón florece el amor a Dios goza mucho de hablar y escuchar de Sus glorias, historias, canciones y hechos. Esto es lo más normal, ya que al ser Dios el objeto amado, la mente ronda constantemente en derredor Suyo. Además, al ser de naturaleza espiritual, las historias y anécdotas del Señor elevan a las almas que las cuentan y escuchan, las cuales desean siempre escuchar más. Pero en el Sutra 18 se dice:

 

ātmaratyavirodheneti śāṇḍilyaḥ ।

 

“El sabio Sandilya piensa que Bhakti debe ser sin obstáculo para la contemplación del Alma”.

B.S. 18

 

Aquí Sandilya habla de Bhakti como devoción al Alma Suprema, Paramatman, la cual es idéntica con el Señor. En ocasiones, hay aspirantes que confunden los medios con el fin. Piensan que por cantar muy fuertemente el nombre de Dios y saltar mucho ya están liberados, pero la verdadera devoción debe venir del alma, no ser artificial o externa. Por esto, Samdilya nos previene para que, además de adorar a Dios, practiquemos la introspección.

 

Finalmente el verso 19 dice así:

 

nāradastu tadarpitākhilācāratā tadvismaraṇe paramavyākulateti ।

 

“Pero Narada es de la opinión de que la esencial característica de Bhakti es la consagración de todas las actividades y observancias con total rendición al Señor y extremo pesar en caso de olvidarlo”.

B.S. 19

 

Narada da las verisones de Vyasa, Sandilya y Garga sobre la naturaleza de la Bhakti, y luego da su propia visión. ¿Son acaso opuestas las opiniones de estos sabios?

 

Al contrario, son interdependientes. Garga habla sobre la adoración, lo que es Bhakti en relación con el cuerpo y las acciones. Cuando orientamos el cuerpo hacia la devoción, lo ocupamos en la adoración a Dios y otras actividades similares. Por su parte, Garga habla de adoración a través de la palabra, y por tanto de la mente. Al hablar sobre el Señor y Sus acciones, saturamos la mente de devoción amorosa. Por último, Sandilya nos habla de la contemplación del Alma, es decir, de Bhakti a nivel espiritual.

 

De este modo, Bhakti se lleva a cabo en tres niveles, físico, mental y espiritual. Finalmente Narada sintetiza los tres, explicando que siguiendo los pasos anteriores llegaremos a ocupar todo nuestro ser, a todos los niveles, en la devoción al Señor Supremo. Este es el estado de Param Bhakti o devoción suprema, en el que el Señor se halla en el devoto, y el devoto en el Señor.

 

Shloka:

Ratnaiḥ kalpitamāsanaṁ himajalaiḥ

snānaṁ ca divyāmbaraṁ nānāratnavibhūṣitaṁ

mṛgamadāmodāṅkitaṁ candanam|

Jātīcampakabilvapatraracitaṁ puṣpaṁ ca

dhūpaṁ tathā dīpaṁ deva dayānidhe

paśupate hṛtkalpitaṁ gṛhyatām

 

¡Oh Dios, Océano de Misericordia!, he formado mentalmente un asiento con joyas, una ablución con agua fría, y divinas prendas adornadas con diversas gemas; sándalo mezclado con la fragancia del almizcle; un arreglo floral con jazmín, champaca y hojas de bilva; y fino incienso, así como también una brillante luz , oh Señor de los seres. ¡Qué sea aceptado por Ti, lo que he imaginado en mi corazón!