· 

El Templo, cuerpo de la Divinidad

Muchas veces hemos oído, casi como una frase hecha, que nuestro cuerpo es un templo. Esto es cierto en el más estricto de los sentidos, ya que el Alma Suprema, la todopoderosa Divinidad, habita en nosotros. Sin embargo, es menos conocido el hecho de que, si bien el cuerpo es un templo, el templo también es un cuerpo.

 

Esto es así debido a que en la antigua civilización védica se observaba la correspondencia entre lo cósmico y lo humano, y así era representado en sus artes. El Hinduismo no es una religión artificial, sino orgánica. Sus creencias no están fundamentadas en la opinión de éste o aquel, sino en la contemplación del orden del cosmos, y su armonización con éste. De tal modo, para construir un templo era necesario reproducir las medidas del hombre cósmico o Purusha.

 

Evidentemente, hay grandes diferencias estilísticas y arquitectónicas entre un templo y otror, dependiendo de su época y de dónde se construyó, sin embargo, a grandes rasgos podemos encontrar las similitudes básicas en su simbolismo. Si observamos un templo clásico hindú de arriba a abajo, veremos ciertas peculiaridades en su forma, para nada construidas al azar, sino que representan las distintas partes del cuerpo divino:

 

STUPI: La punta que sobresale por encima de la cúpula es llamada stupi, y representa la sikha o mechón de cabello en lo alto de la cabeza.

 

SIKHARA: La parte del templo abombada, es decir, la cúpula, es llamada sikhara, y representa su rostro.

 

KANTHAM: A la cúpula le sigue una pared más bien plana, llamada kantham, o lo que es lo mismo, el cuello.

 

PRASTARA: El templo comienza a volverse ancho para dar soporte a las columnas, esta parte llamada prastara no es otra cosa que los hombros.

 

PADA: Las columnas que sostienen la estructura son llamadas pada, representando los miembros, brazos y piernas de la Divinidad.

 

ADISTHANA: Los escalones que hay bajo las columnas son las rodillas.

 

PAPITHA: Finalmente, los cimientos de tan gran estructura son los pies, llamados papitha.

Además de estas correspondencias, existen otras en las medidas del templo, su superficie, sus distintos habitáculos y otros detalles, todos para representar lo más fielmente el cuerpo del Ser Cósmico, que es parejo al del ser individual. No obstante, el lugar más importante de todo templo hindú es el Garbhagriha o sancta sanctorum, el lugar donde se halla la deidad, que, como no podría ser de otra manera, representa el corazón, morada del Alma.

 

Shloka:

 

sa̱ha̍sra śīrṣā̱ puru̍ṣaḥ sa̱hasrā̱kṣaḥ sa̱hasra̍ pāt

sa bhūmi̍ṁ vi̱śvato̍ vṛ̱tvā atya̍tiṣṭhad daśāṅgu̱lam

puru̍ṣa e̱vedaguṁ sarvaṁ̎ yad bhū̱taṁ yac ca bhavyam̎

u̱tāmṛ̍ta̱tva syeśā̍naḥ ya̱d anne̍nā ti̱roha̍ti

 

El Supremo Ser es en verdad, todo esto. Todo lo que ha sido, todo lo que será. Él es quien confiere inmortalidad a todo aquello que vive. El Ser Supremo posee innumerables cabezas, ojos y pies. Él se yergue en toda Su majestad permeando el Universo entero con el tamaño de 10 pulgadas.