· 

Kama Sutra: Mucho más que sexo

Los Kama Sutras o aforismos del amor mundano se han hecho mundialmente famosos en occidente, o al menos su nombre se ha hecho famoso, así como las famosas posturas amatorias que contiene, dándose a veces la creencia errónea de que este es el contenido central del texto. En general se conoce muy poco su origen y su lugar dentro de las Escrituras Védicas.

El autor de los Kamasutras es Vatsyayana, un erudito brahmán del reino de Pataliputra. Según algunos, pudo ser consejero del rey. Como todos los brahmanes, sostenía la idea védica de los cuatro purusharthas o medios por los cuales el hombre puede acceder a una vida feliz. Estos son Artha o adquisición de riquezas; Kama o placer de los sentidos; Dharma o moral adecuada y Moksha o logro de la Liberación espiritual. Inspirado por la Diosa Kamakhya, Diosa del deseo y el poder creativo, escribió los Kama Sutras para dar el conocimiento del Purushartha Kama, o placer de los sentidos.

 

Los Sutras de Vatsyayana, lejos de ser un manual sobre sexo, presentan una variedad de temas sobre relaciones personales, adquisición de pareja, artes amatorias, otras clases de artes, etc. El texto se divide en siete libros. Como muchos Shastras hindúes, se narra en la forma de un diálogo entre dos personajes expertos en la materia: Nayaka (el hombre) y Nayika (la mujer).El contenido de los libros es el siguiente:

 

  • El primer libro (sadharana), que trata de asuntos generales, entre ellos la historia de los Shastras sobre el amor, que puede ser trazada hasta Nandi, el discípulo del Señor Shiva. Esta sección habla también sobre las 64 artes y la instrucción de las mujeres en éstas, entretenimiento, festividades y obras teatrales, cómo encontrar una pareja e incluso un sistema de codificación para que los mensajes entre los amantes no sean descubiertos por otros (mleccita-vikalpa).
  • El segundo libro trata sobre la unión sexual (samprayogika). Esta es la parte mundialmente célebre que contiene las famosas sesenta y cuatro posturas sexuales, pero también otras técnicas como el beso, el abrazo, formas no sexuales de obtener placer físico, etc.
  • El tercer libro trata sobre el matrimonio (Kanya Samprayukta), formas de adquirir una cónyuge, cómo hacer amistad y cómo llegar a intimar, etc.
  • El cuarto capítulo (baryadhikarika) habla sobre la vida de una esposa, sus deberes y privilegios, qué sucede en caso de volverse a casar, poligamia y otros asuntos relacionados con la vida de casados.
  • El quinto capítulo (paradhika) que trata de las naturalezas masculina y femenina, el adulterio, como evitarlo o buscarlo, encontrar amantes adecuados etc.
  • El sexto libro (vaishika) versa sobre las cortesanas y sus prácticas, cómo volver con una pareja perdida, métodos para conseguir que alguien se enamore de uno y otros similares.
  • Por último el séptimo libro (aupamishadika) trata sobre prácticas secretas para lograr belleza, encanto, capacidad de atraer al otro sexo, maquillaje, perforaciones, hierbas medicinales, etc.

Se debe aclarar que los Kama Sutras contienen una gran moralidad (si bien no siempre explican prácticas morales) y no fomentan el libertinaje, pero muestran con detalle científico las diversas ramas de las artes amatorias en el contexto de la cultura antigua de la India. Los Kama Sutras pertenecen a la rama védica de los Shastras, textos que explican las diversas formas de adquirir placer, riqueza, moral o liberación. El propio Vatsyayana explica que el propósito de los Shastras es lograr que el ser humano se halle plenamente realizado en lo material a fin de practicar recta moral y finalmente buscar la Liberación Espiritual.

 

La cultura védica no niega el desarrollo del placer humano, simplemente lo coloca en su correcto lugar. Por sí solo, el placer no puede llevarnos a la felicidad. Debe ser acompañado de los demás Purusharthas, adquisición de riqueza y moralidad. Unidos hacen la vida humana plena y satisfactoria, hasta darse cuenta éste de que la verdadera felicidad eterna está en el cumplimiento de Moksha, el cuarto y supremo Purushartha, la Liberación final.

 

Shloka:

Namas te hema-garbhāya

Namas te makara-dhvaja

Ratikānta nama tubhyaṁ

Trāhi mām śambarāntaka

 

Salutaciones al dorado (Kama), cuyo emblema es un delfín. Oh, destructor del demonio Shambara, esposo de Rati, sé benévolo conmigo.