· 

Salutaciones para todos

En la visión tradicional del hinduismo, todos los seres deben ser tratados con respeto. En todas partes y en todos los seres late el corazón de la Divinidad, debido a lo cual todos somos merecedores de cortesía y consideración. No obstante, aunque Dios está en todas las cosas, Su manifestación es mayor en unos seres que en otros. Por ello nos comportamos de manera diferente con un sabio o un santo que con un perro o una oveja. Así pues, los Dharma Shastras o textos de normas religiosas y sociales del hinduismo nos dan diferentes maneras de mostrar respeto a cada tipo de persona. La primera manera de mostrar respeto es el saludo. Así pues el Manava Dharma Shastra nos da distintas maneras de saludar, las cuales son las siguientes:

 

  • Abhivadana y pratyabhivadana: Abhivadana es saludar a cualquiera de una forma común, tal como una ligera reverencia en muestra de amistad o respeto. Pratyabhivadana significa que debes devolver el saludo de la misma manera. Estas serían las formas más informales de respeto, que pueden ser hechas a cualquier persona.
  • Pratuthana: Esta es una manera de mostrar respeto a una persona importante, como un rey, un dignatario importante o un maestro. La manera de saludarle es, simplemente poniéndose e n pie en el momento en el que entra. Esto expresa que su presencia nos importa y no queremos permanecer de manera relajada ante el, ya que nos es muy valioso aquello que vaya a decir o hacer.
  • Namaskara: Este es un saludo que se hace inclinándose con las manos unidas pronunciando la plabra namah, namaste, o namaskaram. Esto significa una salutación respetuosa que puede ser hecha a prácticamente cualquier persona, pero que más profundamente significa que consideramos a dicha persona como alguien propio o próximo. Es por esto que se unen las manos al saludar. Vemos en aquel a quien saludamos aquello que nos une.
  • Upasangraham: Esta es una salutación muy reverente que se hace al tocar los pies de la persona en cuestión. El maestro, nuestros padres o mayores, los sacerdotes u hombres de Dios son las personas a las que va dirigido este saludo. Se entiende con él que la persona a quien se hace tiene un carácter elevado para nosotros. A los padres les debemos la vida, y a los maestros y hombres de Dios, la sabiduría y el conocimiento divino. Por ello tocamos su parte más baja (los pies) considerándolo como algo muy elevado de alcanzar.
  • Shastanga: esta palabra signific “seis miembros”. Se llama así ya que es un tipo de postración en la que apoyamos los pies (1) , rodillas (2), vientre (3), pecho (4), frente (5) y brazos (6) en el suelo. Es decir es postrarse tumbado boca abajo. Esto se hace para mostrar absoluta sumisión ante alguien, como el Maestro Espiritual, o ante la Divinidad del templo. También es llamado Dandavat, nombre que alude a una vara que cae al suelo.

 

La cultura hindú siempre trata de mantener vivo el adagio “unidad en la diversidad”. Del mismo modo que todos somos diferentes, y gustamos de distintos tratos y maneras de relacionarnos, los cuales deben ser mantenidos para el bien de las sociedades, guardamos siempre en el corazón que dentro de cada uno de nosotros, brilla con fuerza la divina presencia del Señor Supremo. Con gran respeto unimos las manos en salutación a este gran Ser, en todos los seres.

 

Shloka:

 

yasyāmataṁ tasya mataṁ

mataṁ yasya na veda sah,

Ananya bhāva bhāvāya

tasmai śrīgurave namaḥ

 

El que piensa que no sabe, sabe; el que piensa que sabe, no sabe. Salutaciones al Sri Guru, que no tiene otros pensamientos que no sean los del Absoluto.