· 

Secretos del Ramayana

Las Escrituras Védicas contienen mucho más de lo que puede parecer en principio. Si leemos los textos sagrados con espíritu crítico, creyendo que podemos dominarlas simplemente por recordar lo que dice la letra escrita, jamás aprenderemos gran cosa. Tendremos un conocimiento limitado. Debemos acercarnos a las Escrituras con humildad, leerlas aceptándolas plenamente, con la mente limpia de impurezas. Entonces las Escrituras nos revelarán sus profundos secretos. Si podemos aprenderlas de un Guru cualificado, es aún mejor.

 

El Ramayana es una de estas Escrituras. Si la leemos superficialmente, sólo hallaremos un relato tradicional de la India. Si leemos con mayor profundidad, encontraremos un profundo estudio de la moral y ética propias del hinduismo. Pero si leemos con devoción, con verdadera humildad y respeto hacia el Señor Rama, hacia Valmiki, el compositor del poema, y hacia la religión védica, encontraremos un verdadero camino de salvación. Los secretos que este texto de extraordiaria sacralidad esconde son muchos y muy bellos.

 

El Ramayana, como todas las grandes Escrituras de la historia, no se compuso como una novela, empezando por el principio y terminando por el final. La mentalidad occidental tiene tendencia a explicar las cosas linealmente, pero en la cultura hindú, la visión es expansiva y circular. Así, el Ramayana se escribió desde un solo verso que luego se expandió en los 24.000 versos del poema. Valmiki había recibido de los dioses el encargo de narrar la vida de Rama. Por ello, se hallaba meditando profundamente en el Señor Rama cuando en su mente apareció el siguiente verso:

 

 

ādau rāma tapovānadi gamanam , hathva mṛgam kāncanaṃ

vaidehi haraṇam Jatayu maraṇam sugrīva sambhāśaṇaṃ,

 

vāli nirgrahaṇam, samudra taraṇam lanka puri dāhanaṃ

paścad rāvaṇa kumbakarṇa hananam yetahi rāmayaṇam

 

Hace mucho tiempo, Shri Rama fue al bosque (donde los Rishis practicaban penitencia) y mató al ciervo ilusorio. Sita fue raptada y Jatayu muerto. Rama se encontró con Sugriva, mató a Vali y cruzó el océano. Hanuman incendió la ciudad de Lanka. Rama mató a Ravana y a Kumbhakarna. Así se recita el sagrado Ramayana.

 

Este verso es llamado Ekashloki Ramayana, o el Ramayana en un solo verso. A partir de este escueto resumen de la historia de Rama, detalles de la vida de Rama se fueron expandiendo en la conciencia de Valmiki. Él sólo conocía un poco sobre la historia. El resto le fue revelado de este modo.

 

Valmiki era un gran poeta. Tenía chandas swatantriya o perfecto dominio de los metros védicos. El hecho de que el Ramayana contenga 24.000 versos no es azaroso, o un mero capricho del autor.

 

En la ciencia métrica hindú, el tipo de verso más perfecto es el llamado Gayatri. El Gayatri contiene tres líneas de ocho sílabas cada una. Cada línea del verso Gayatri representa una porción del día, que en total tiene veinticuatro horas.

 

El Gayatri más famoso e importante es el mantra de Savitar (más conocido como Gayatri Mantra) que es la más podrosa fórmula sagrada y la esencia de todos los Vedas:

 

Tat Savitur Varenyam

 

Bhargo devasya Dhimahi

 

Dhiyo yo Nah Pracodayat

 

El Ramayana de Valmiki contiene una sílaba del Gayatri Mantra en cada mil versos. De este modo, valmiki muestra que el Ramayana es equivalente a la esencia de todos los Vedas.

 

En distintos capítulos del Ramayana podemos hallar 24 versos, cada uno de los cuales comienza con una de las letras del Gayatri Mantra. Esotéricamente estos versos contienen en sí las bijas o semillas energéticas del mantra védico. Si leemos los 24 versos seguidos tenemos el llamado Gayatri Ramayana. Por razones de espacio no lo añadimos aquí, pero puedes leer los 24 veersos en el siguiente enlace.

 

Estos versos no han sido elegidos al azar. Se encuentran en el poema en este orden específico y cada uno de ellos menciona un aspecto destacado de la historia de Rama. Leer diariamente estos versos concede los resultados combinados de leer el Ramayana y cantar el Gayatri Mantra.

 

Estos son sólo unos pocos secretos de tan sagrado texto. En sus páginas podemos hallar innumerables perlas de sabiduría y conocimiento sin límites. ¿Por qué no empezar hoy mismo a leerlo?

 

Shloka:

Nīlāmbuja-śyāmala-komalāṅgaṃ,

Sitā -samāropita -vāma - bhāgam.

Pāṅau Mahā-sāyaka-cāru-cāpam,

Namāmi Rāmaṃ Raghu-vaṃśa-nātham.

 

Me inclino ante Rama, cuyo color de piel se asemeja a un loto azul oscuro, de cuerpo delicado, quien tiene a Sita sentada a su izquierda, quien lleva consigo el poderoso arco y la flecha en su mano, quien es el Señor, nacido del linaje de Raghu.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0