· 

Nueve rituales para la Diosa (Navaratri)

El Domingo 29 de septiembre comienzan las festividades de Navaratri, las nueve noches de la Diosa, en las que celebramos a la Madre Divina bajo Sus distintas formas. Este festival se celebra dos veces al año, y uno en primavera (chaitra navaratri), y otro en otoño (sharada navaratri) de estos, el más importante es el de otoño. De entre todas las festividades del hinduismo, Navaratri tiene un componente especial para los aspirantes espirituales. Los nueve días y noches de la festividad representan un proceso de sadhana o ejercicio espiritual. En realidad sólo hay una Devi o Diosa, la Suprema Madre Divina; las nueve Diosas son aspectos de Ella misma, y representan diferentes virtudes que adquirir a lo largo del sadhana, que culmina en el décimo día, Vijaya Dashami o “Día de la Victoria”, este año el lunes siete de octubre. En este día, las fuerzas del bien vencen a las de la oscuridad. Es decir, nuestras malas tendencias y hábitos son derrotados y destruidos por la Gracia de la Diosa, para dar paso a la Luz de la bondad y la contemplación divina.

 

Al final de este artículo daremos nueve recomendaciones de rituales y prácticas para llevar a cabo en Navaratri. Primero, no obstante, veremos los nueve aspectos de la Diosa que se veneran cada día, y su día concreto 8en fecha española; las fechas pueden variar por la diferencia horaria dependiendo del país)

Las nueve Diosas conocidas como Navadurga (nueve Durgas) son las que siguen:

 

29 Sep: Shailaputri significa la Hija de la Montaña. Conocida como Sati, Bhavani, Parvati o Himavati, Ella es la hija del Himalaya, y la primera de las Navadurgas. Es la personificación del poder conjunto de Brahma Shiva y Vishnu, y se muestra llevando un tridente y un loto en Sus manos, y montando sobre un toro.

 

30 Sep: Brahmacharini es la segunda forma de la Madre Divina y Su nombre significa “Aquella que practica devotas austeridades”. Porta un rosario de meditación y un pote con agua. Llena de dicha y bendiciones, es la que dicta el camino de la Realización.

 

1 Oct: El tercer aspecto de la Diosa Durga es Chandraghanta. Ella lleva una Luna creciente (Chandra) en Su tocado en la forma de una campana o “ghanta”, de ahí Su nombre. Es la adalid de la bravura y el valor, y posee gran fuerza para derrotar a los demonios.

 

2 Oct: Kushmanda es la cuarta forma de la Diosa. Es considerada la Creadora del Universo. El universo no era más que un frío vacío de oscuridad sin vida, hasta que la luz de Su sonrisa se expandió en todas direcciones como los rayos del Sol.

 

3 Oct: El quinto aspecto de la Diosa es conocido como Skanda Mata, la madre de Skanda, el Señor Karttikeya, elegido por los Dioses para comandarlos en la guerra contra los demonios. Skandamata monta en un león, tiene tres ojos y cuatro brazos y lleva consigo al pequeño Karttikeya.

 

4 Oct:La sexta forma de Durga es Katyayani. De acuerdo con la historia sagrada Ella es la hija del sabio Kata, quien deseaba tener una hija tan adroable como la Madre Dib¡vina. Katyayani nació como hija del sabio y avatar de Durga.

 

5 Oct: Kalaratri es la séptima forma de la Madre. Ella es oscura, monta un asno y tiene un aspecto terrible para destruir todo el mal. Su gesto de protección (abhaya mudra) nos libera de todo el miedo y problemas.

 

6 Oct: La octava Diosa es Maha Gauri. Ella es blanca como una caracola. A veces tiene el aspecto de una niña de ocho años. Sus ropas so blancas y puras. Se dice que cuando el cuerpo de la Devi se tornó sucio por el barro, a causa de las grandes penitencias que llevaba a cabo. Shiva, conmovido, lavó Su cuerpo con agua sagrada del río Ganga, y Ella se volvió resplandeciente. Las esposas oran en este día por el bienestar de sus maridos.

 

7 Oct: Siddhidatri es la novena forma de la Diosa y posee ptodas las perfecciones místicas y poderes sanadores. Ella bendice a todos los dioses, santos, yogis, sadhus, brahmanas, tántricos y todos Sus devotos con la adquisición de perfección.

 

Durante estos nueve días con sus noches la oportunidad para hacer ejercicio espiritual es inigualable. Los astros, la atmósfera y la energía etérica es absolutamente propicia para la meditación, la repetición del mantra y todas las demás prácticas sagradas.

 

Te proponemos nueve distintas prácticas para los nueve días de Navaratri. Cualquiera puede llevarlas a cabo, y sus beneficios son incalculables. Puedes hacer una cada día, o escoger una de ellas y hacerla los nueve días. Cada uno puede escoger la práctica que más le convenga de acuerdo a su grado de comprensión y tendencias.

 

1-Japa: Japa es la repetición del Divino Nombre de la Madre. Puedes usar un rosario de 108 cuentas para contar los mantras. También puedes usar los dedos, pero es más fácil llevar la cuenta con el rosario. Coge el rosario con la mano derecha evitando que toque el suelo. Sujeta las cuentas con el dedo corazón y el pulgar. No utilices el índice. Ve pasando las cuentas con el dedo, cada cuenta pronunciando el mantra mentalmente o en voz alta. Hazlo ciento ocho veces al menos, es decir, hasta dar la vuelta al rosario por completo. Repítelo el número de veces que desees. Puedes usar el mantra: OM SRI MATRE NAMAH. Este mantra es válido para todas las formas de la Diosa. Es muy poderoso. A ser posible, hazlo nada más levantarte o antes de acostarte. Si no, hazlo en cualquier momento que puedas.

 

2-Kirtan: Si tienes una tendencia musical, puedes cantar el nombre de la Madre divina. Esto es Kirtan. Lo ideal es hacerlo hacia el atardecer, de modo que los Divinos Nombres de la Madre te acompañen hasta la hora de dormir, y sigan trabajando en tu coraz´n durante el sueño. Puedes invitar a otros devotos a cantar juntos, utilizar instrumentos, etc. La música puede ser la que tú quieras. En internet puedes encontrar muy bellos kirtans. Te proponemos el siguiente verso:

 

Bhaja Mana Ma Ma Ma Ma

 

Bhaja Mana Ma Ma MA Ma

 

Anandamayi Ma Ma

 

Anandarupa Ma Ma

 

En este enlace puedes hallar la música y el ritmo.

 

3-puja: Este ritual puede ser hecho al amanecer, al mediodía o al atardecer, o en los tres momentos si te sientes capaz. Coloca frente a ti una foto de la forma de la Diosa que más te inspire. Pronuncia el OM tres veces, y luego ofrece a los pies de la foto una flor, coloca una varita de incienso frente a ella, y por último, salpica con una cucharita un poco de agua a los pies de la foto. Cada vez que ofrezcas un elemento puedes utilizar el mismo mantra: OM SRI MATRE NAMAH, o si conoces el mantra de la Deidad que has colocado puedes usar ese. Termina diciendo OM SHANTI SHANTI SHANTIH, y póstrate ante la Deidad.

 

4-mudra: Siéntete derecho si lo deseas frente a una imagen o Yantra de Durga. Cierra los puños frente a tu pecho y coloca el dedo pulgar de cada mano entre el índice y el corazón. Este es Durga Mudra, el gesto de la Diosa Durga. Permanece por un tiempo concentrado en este gesto. Siente la energía que se produce. Luego, une tus manos en oración y póstrate mentalmente ante la Diosa.

 

5-dharana: Coloca frente a ti una foto de la Diosa. Siéntate con la espalda recta y fija suavemente tu mirada en ella. Recorre la imagen con tus ojos, mira Sus ojos, Su sonrisa maternal, Sus adornos, etc. Luego cierra los ojos y trata de visualizar la imagen. Haz esto varias veces.

 

6-dhyana: Siéntate con la espalda recta y los ojos cerrados. Respira con tranquilidad y profundidad. Lleva la atencióna tu corazón y visualiza en su centro a la forma de la Madre Divina que más te complazca. Contémplala rodeada de luz. Si tu atención se va de la imagen, vuelve a visualizarla una y otra vez.

 

7-Mitahara: Esto no debes hacerlo si estás enfermo, débil, o tienes que seguir una dieta determinada. Durante los días de Navaratri sigue una dieta pura, basada únicamente en frutas y arroz. A la Diosa Durga le gusta mucho el arroz. Así que puedes hacer una dieta únicamente con arroz blanco, sin aliñar, y frutas de todas clases. Antes de comer, siempre une tus manos y di: ¡OM!, Madre Divina, Te ofrezco estos alimentos, bendícenos con sabiduría y desapego.

 

8-Havan: Prepara un pequeño recipiente de metal o barro de forma cuadrada. Coloca en el centro unas cuantas mechas de ghee o mantequilla clarificada unidas (3 0 4). Puedes añadir algunas tablillas de madera colocadas en forma de pirámide. Siéntate frente al recipiente y repite OM tres veces. Luego enciende el fuego con una cerilla diciendo “om Bhur Bhuva Svaha”. Asegúrate de que estás en un lugar donde el fuego no puede expandirse ni quemarte, ni haya objetos inflamables. El fuego debe ser pequeño y no expandirse fuera del recipiente. Ten cuidado. Ten cerca otro recipiente con un poco de arroz. Con la mano derecha toma unos pocos granos de arroz mientras repites el siguiente mantra: OM DURGE DURGE RAKSHINI SVAHAA. Al pronunciar SVAHAA arroja suavemente los granos al fuego. Puedes hacer cuatro, ocho, dieciséis o veinte ofrendas al fuego. Luego, di OM SHANTI SHANTI SHANTIH. Espera a que el fuego se apague meditando en la Madre Divina.

 

9-Svadhyaya: Lee los pasatiempos divinos de la Diosa todos los días.. Si puedes, trata de conseguir el Devi Mahatmya. Hay ahora una buena edición disponible en español. Si no puedes hacerte con una, puedes leer online o imprimir algunos textos de gran devoción hacia la Diosa. En este enlace puedes hallar bellas glorificaciones a la Devi por Sri Swami Sivananda. Lee unos pocos párrafos antes de dormir o al levantarte por la mañana. Sus nectáreas historias te acompañarán durante todo el día.

 

Estos rituales te traerán prosperidad, felicidad perdurable, y lo más importante, devoción a los pies de la Madre del Universo. No obstante no tienes por qué adscribirte a ellos. Puede que ya tengas tus propias prácticas o quieras probar otras diferentes. Cualquier acción ofrecida a la Diosa durante estos días es ideal. Que en estos nueve días y sus noches nuestro sadhana sea brillante. Que nos esforcemos por alcanzar la Gracia de la Madre, y que Ella nos bendiga con discernimiento y devoción ¡Jai Maa!

 

Shloka:

 

Śaraṇāgata dīnārta

paritrāṇa parāyane

sarvasyārte hare Devi

Nārāyaṇi namostute

 

Tú eres la Salvadora de los que buscan Tu refugio, Tú destruyes el sufrimiento de todos. ¡Oh, Narayani, te saludamos!