· 

Gayatri Jayanti: Un día para renovar las promesas

La luna llena del mes de Sravana, este año el 15 de Agosto, es una fecha muy especial en la India, principalmente para los Dvijas o Dos-Veces-Nacidos. Varias celebraciones tienen lugar en este día tan auspicioso, como la aparición del Señor Balarama, el Divino hermano de Krishna, o el Raksha Bandhan, la fiesta que celebra el amor entre hermano y hermana. Una de las más relevantes es Gayatri Jayanti, o el nacimiento del Divino mantra de Savitar, más conocido como Gayatri Mantra. Durante este día, los brahmanas, sacerdotes, intelectuales y eruditos en el hinduismo, cambian su cordón sagrado viejo por uno nuevo.

 

El poder del Gayatri

El mantra Gayatri es la Madre misma de los Vedas. Todas las Escrituras Védicas se originan a partir de él. La literatura védica no se escribe como en occidente, de forma lineal, de principio a fin. Primero, un mantra central es revelado al rishi o sabio correspondiente. A partir de él, se le revela el resto del texto de forma expansiva. Así sucedió con el Ramayana, el Bhagavatam y otros textos de gran poder. El mantra a partir del cual se expanden los Vedas es el Gayatri.

 

El Gayatri Mantra es la vida misma y sustentador de todo hindú. Es una armadura espiritual para todo el que lo repite con devoción y voluntad. Según el Nirukta, la ciencia de la etimología, Gaya- viene de “Gayanti”, que significa “cantar” y –tri viene de “Trayate”, que significa “proteger”; así, Gayatri significa “Aquel que protege a quien lo canta” (Gayantam trayate iti Gayatri).

 

El conocido mantra es:

 

Om Bhur Bhuva Svaha

Tat Savitur Varenyam

Bhargo devasya dhimahi

Dhiyo yo nah Pracodayat

 

El Ser Supremo y toda Su creación son expresados por medio de este mantra. Por eso, se considera el origen de los mismos Vedas. Brahma mismo, el Dios Creador, lo pronunció por primera vez para dar a luz la creación material.

 

Si bien el mantra es Sarvabhauma, es decir, que todo el mundo puede repetirlo, hay algunas personas que se comprometen a recitarlo diariamente para siempre y a vivir las Enseñanzas de los Vedas de manera reverencial. Estos son los Dvijas o Dos-Veces-Nacidos. Aunque en la antigüedad se iniciaba al Gayatri a casi todo el mundo, hoy día sólo los brahmanas suelen tener interés en ello.

Los brahmanas

 

Los brahmanas constituyen el cuerpo sacerdotal e intelectual del hinduismo. Es incierto que sólo el que nazca en una familia de brahmanas pueda ser apto para ser uno. En todas las sociedades hay personas de temperamento espiritual, dados al estudio, la auto-investigación, la meditación y la oración. Estos son los brahmanas. Uno se convierte en uno de ellos, primero a través de la iniciación al Mantra Gayatri, y luego por el estudio, la contemplación divina y las cualidades de humildad y bondad. La Atreya Smriti proclama lo siguiente:

 

janmana jayate sudrah samskarat dwij uchchte

veda pathnat bhavet viprah brahma janati iti brahmanah

 

Por nacimiento, un hombre es Shudra (una persona ignorante)

Por iniciación, se convierte en un Dvija (un Dos-Veces-Nacido)

Por estudio de los Vedas, se vuelve un Vipra (un erudito)

Por conocer a Brahma, se vuelve un brahmana.

 

La Bhagavad Gita nos dice también:

 

śamo damas tapaḥ śaucaṁ kṣāntir ārjavam eva ca

jñānaṁ vijñānam āstikyaṁ brahma-karma svabhāva-jam

 

La serenidad, el autocontrol, la austeridad, la pureza, el perdón, la honestidad, el conocimiento, la sabiduría y la religiosidad son las cualidades naturales de los brahmanas.

 

Por tanto aquel que posee estas cualidades en cierta medida, es elegible para ser un brahmana. El proceso de iniciación se considera altamente auspicioso, y consiste entre otras cosas, en la imposición de un cordón sagrado de algodón que el brahmana llevará a modo de bandolera sobre su cuerpo durante toda su vida, o hasta que renuncie al mundo y se convierta en un monje. Este cordón es llamado yajñopavita o cordón del sacrificio, ya que se utiliza en los rituales de fuego y de adoración a los Dioses.

 

Dicho cordón se divide en tres hebras unidas en un nudo llamado Brahma Granthi. Las tres hebras representan:

  • Las tres letras de la silaba OM
  • Las tres líneas del mantra Gayatri
  • Los tres Vedas Rig, Sama y Yajur
  • Los tres Yogas, karma, Bhakti y Jñana.

El Brahma Granthi representa a la Divinidad.

 

Así, el investido con este elemento sagrado se compromete a vivir su vida a través de la sabiduría de los Vedas. Para ello canta diariamente el Gayatri Mantra y practica el Mahavratam, o el gran triple voto de Ahimsa, Satya y Brahmacharya, es decir, no dañar a ningún ser, no mentir y practicar continencia. Cualquiera que practique sinceramente estas virtudes en la medida de sus posibilidades es un brahmana sea cual sea su posición externa, y cualquiera que carezca de ellas no lo es, aunque sea considerado el brahmana más erudito.

 

 

Los rituales

 El cordón sagrado representa la dedicación a estas virtudes. Debido, claro está al uso diario,  se va desgastando o ensuciando, y aunque puede ser cambiado varias veces por uno nuevo, sólo hay un día en el que es obligatorio para todos los brahmanas: este es el Gayatri Jayanti, el día de la aparición del santo mantra Gayatri. Durante este día, llamado también Upakarma, los brahmanas realizan el Brahma Yagna, el cual se hace venerando a llos antiguos rishis con ofrendas de agua, y cantando los himnos védicos que estos compusieron. A menudo también se llevan a cabo rituales de fuego.

 

El hecho de cambiarse el cordón representa que, una vez al año, los piadosos brahmanas renuevan sus votos y su compromiso con la religión hindú. Recuerdan que un brahmana es la cabeza de la sociedad precisamente porque no busca honor alguno. La sencillez, la bondad y el servicio a Dios y al prójimo son las señas de identidad que deben definirlo. Esta es la promesa que se hace en Gayatri Jayanti, el día en el que el Mantra dador de vida apareció.

 

Shloka:

 

brahma-rūpiṇi Gāyatri

divye sandhye sarasvatī

ajare amare caiva

brahma-yone namo’stu te

 

Oh, Gayatri, eres la personificación de Brahman, la diosa del conocimiento, el crepúsculo divino. Eres atemporal e inmortal, la madre del conocimiento védico. Me inclino ante Ti.