· 

El recuerdo constante, por Sri Swami Krishnananda

Está en manos de cada persona descubrir cómo puede ser feliz. Si eres infeliz, deberías desubrir la razón por la que eres infeliz. Siempre nos estamos quejando de que el mundo es malo, la gente no es buena, todo está patas arriba, y no hay nada que merezca la pena en este mundo. Pero tú eres también una parte del mundo, así que cuando juzgas críticamente a la gente del mundo, te estás incluyendo automáticamente en este juicio, ya que tú eres uno más entre la gente.

 

La fuente de los problemas no está aquí o allá, tampoco en el interior o el exterior; es una operación general tomando lugar en todo el mundo. Un buscador espiritual es en verdad una persona misteriosa. Nadie puede comprender quién es un buscador espiritual, qué está pensando esa persona, y por qué parece siempre estar feliz. Él roza la fuente, la cual no está en el exterior en la forma de una cosa o sentido, ni tampoco en el interior, en la forma de un proceso psicológico. Es una incomprensible, escurridiza, divina operación entre uno mismo y otra cosa. El nexo de unión entre uno mismo y el mundo está más allá del reconocimiento y la percepción.

 

La Consciencia de Dios mantenida perpetuamente, el recuerdo de la presencia de Dios, no como un ritual o un tipo de rutina, ha de ser una parte y parcela de nuestra vida diaria. En el fondo del pensamiento, esta consciencia debe ser mantenida. Cualesquiera que sean las actividades de la vida y los asuntos en los que la gente esté ocupada, ellos deben retirarse a este fondo cuando llegue el momento. Los pájaros vuelan, desde la mañana hasta la noche; van a lugares lejanos, pero al atardecer, vuelven a su nido y descansan. Cuando todo se ha ido, el nido está ahí. Ellos irán allí y descansarán.

 

Hay algo que siempre te cuida y protege, y nadie más puede hacerlo. Ningún hombre ni mujer, nadie en el mundo puede cuidarte y protegerte. Ese fondo de pensamiento que debes mantener no es sino la réplica de la actividad del mismo Dios, protegiéndote. Nunca deberías pensar que estás indefenso, que nadie te quiere. Eso no es cierto. Suhṛdaṁ sarvabhūtānāṁ jñātvā māṁ śāntim ṛcchati (Bhagavad Gita. 5.29): “ConoceMe como tu amigo”, dice Aquel a quien hemos negado completamente, cuya misma existencia es puesta en duda. Damos muy poco respeto a esta Persona. Cuando estás en peligro, cuando el tiempo del sufrimiento absoluto ha llegado, este Amigo viene y te dice: “Estoy aquí, contigo”. Y este amigo es tan grandioso que incluso si le has ignorado a lo largo de toda tu vida, vendrá para protegerte en ese momento.

 

La majadería absoluta rige el mundo. La vida que vivimos es como un globo. Parece tan grande como si estuviera lleno por completo, pero en realidad está lleno de nada. Hay una actividad engañosa que se pone en marcha cuando las cosas mundanas parecen satisfacer nuestra mente.

 

Ojalá todos os volváis verdaderos buscadores espirituales, amantes de Dios.

 

Shloka:

Man-manā bhava mad-bhakto

mad-yājī māṁ namaskuru

mām evaiṣyasi satyaṁ te

pratijāne priyo ’si me

 

Fija tu mente en Mí, entrégate a Mí, ofréceme sacrificios, inclínate ante Mí. Vendrás a Mí. Te lo prometo de verdad, porque Me eres querido.