· 

Humildad, por Sri Swami Sivananda

La humildad es el sendero de la Inmortalidad. La vanidad es el sendero de nacimiento y muerte. La vida simple es el gran camino hacia el reino de la Beatitud Eterna. El lujo es el gran camino hacia la rueda de nacimiento y muerte.

 

La humildad es una bomba única de potencia infinita que puede destruir la ciudadela invencible del ego. El egoísmo es más duro que el granito o el acero. Mil bombas pueden destruir una gran ciudad o un país, pero sólo la bomba de la humildad, más poderosa que la suma de todas las bombas de este mundo juntas, puede aniquilar al egoísmo. Aquél que está dotado de humildad puede conquistar los tres mundos. Puede ganar el corazón de todos.

 

Sé humilde ante tus maestros. Simpatiza con todas las criaturas. No hagas distinción entre un Shastra (Escritura) y otro. Adhiérete estrictamente al mandamiento de los Shastras. Vuélvete valiente. Aplasta ese ego. Pulveriza tu naturaleza inferior. Pronto lograrás felicidad duradera.

 

La mera humildad externa no sirve de nada. Es hipocresía. Un hombre puede postrarse ante ti media docena de veces y aún así hablar mal de ti y difamarte a tus espaldas. Lo que se requiere es verdadera humildad, donde no haya demostración externa. La verdadera humildad es el resultado de un crecimiento espiritual sustancial.

 

Por orden de Kamsa, Akrura fue a Gokula a buscar a Shri Krishna y Balarama para el sacrificio del arco. Tan pronto como Shri Krishna vio a Akrura, lavó sus pies y masajeó sus piernas fatigadas por el viaje. El Señor Krishna acarreó leña para su Guru Sandipani. El Señor Krishna tocó, con Sus propias manos, los pies del Brahmana que trajo el mensaje de Rukmini. Shri Krishna, el poderoso Regente de los tres mundos, realizó todos esos actos considerados servicios menores para los ojos de los hombres de mente mundana. Recuerda estas acciones de Shri Krishna. Vuélvete humilde. Sirve como Él, incansablemente. Considera todo acto como una ofrenda al Señor. Sólo entonces, tendrás pureza de corazón, devoción por el Señor y, eventualmente, la experiencia Advaita de que el Ser es Uno.

 

Sri Swami Sivananda

 

Shlokas:

 

abhayaṁ sattva-saṁśuddhir jñāna-yoga-vyavasthitiḥ

dānaṁ damaś ca yajñaś ca svādhyāyas tapa ārjavam

 

ahiṁsā satyam akrodhas tyāgaḥ śāntir apaiśunam

dayā bhūteṣv aloluptvaṁ mārdavaṁ hrīr acāpalam

 

tejaḥ kṣamā dhṛtiḥ śaucam adroho nāti-mānitā

bhavanti sampadaṁ daivīm abhijātasya bhārata

 

La valentía; la purificación de la existencia propia; el cultivo del conocimiento espiritual; la caridad; el autocontrol; la ejecución de sacrificios; el estudio de los Vedas; la austeridad; la sencillez; la no violencia; la veracidad; el estar libre de ira; la renunciación; la tranquilidad; la aversión a buscarles defectos a los demás; la compasión; el estar libre de codicia; la mansedumbre; la modestia; la firme determinación; el vigor; el perdón; la fortaleza; la limpieza; y el estar libre de envidia y del ansia de honor: estas cualidades trascendentales, ¡oh, hijo de Bharata!, les pertenecen a hombres piadosos que están dotados de naturaleza divina.