· 

El Nombre Divino, por Sri Swami Sivananda

Dios es el doctor de todas las enfermedades. Depende de Él solamente. Sus Nombres son los más poderosos y eternos tónicos, seguras panaceas y bien probados elixires.

 

Mi rosario es mi lengua con la cual repito el Nombre de Dios.

 

El Nombre del Señor y el Señor en Sí mismo son uno.

 

El Nombre puede llevarte cara a cara con Dios.

 

El Nombre es el camino; el Nombre es la meta.

 

El Nombre es el bote salvador que te puede llevar a la otra orilla donde no hay miedo, donde hay paz infinita, libertad y dicha inmortal.

 

El Nombre Divino es el iluminador y purificador supremo.

 

El Nombre es el más potente disipador de la oscuridad de la ignorancia.

 

El Nombre es el que otorga la dicha eterna, como la alegría perenne y la siempre duradera paz.

 

La gloria y grandeza del Nombre no puede ser adecuadamente descrito con palabras.

 

El Nombre está lleno de incontables poderes.

 

El Nombre es un elixir, ambrosía y néctar divino.

 

El Nombre es más precioso que la riqueza de todo el mundo.

 

El Nombre es el puente que conecta al devoto con Dios.

 

El Nombre confiere bienaventuranza y liberación.

 

El Nombre llena el corazón con amor divino, alegría y dicha.

 

El Nombre es tu único puntal, soporte, refugio, solaz, centro, ideal y meta.

 

El Nombre es un potente antídoto para todos los demonios de este mundo. Él puede establecer la paz, la buena voluntad y la unidad en esta Tierra.

 

Toma refugio en el Nombre Divino y constantemete recítalo con sentimiento, pureza, mente centrada y completa devoción. Todos los dolores, problemas, miserias y penas finalizarán.

 

Shloka:

 

satataṁ kīrtayanto māṁ

yatantaś ca dṛḍha-vratāḥ

namasyantaś ca māṁ bhaktyā

nitya-yuktā upāsate

 

Siempre cantando Mis glorias y esforzándose, las personas de decisión firme se rinden ante Mí y Me adoran con gran devoción.