· 

La falsa frase de Gandhi

Mahatma Gandhi escribió mucho durante su vida. Artículos, cartas, diarios… tanto que sus obras completas son monumentales. En este enlace puedes hallarlas en inglés, en nada menos que cien tomos. Con tanto material escrito hay muchísimas frases del lider indio que resaltan por su sabiduría, su compasión y su amor a Dios. Y debido a tal popularidad es lógico que también hayan aparecido varias frases falsas. De hecho, algunas de las sentencias más conocidas del Mahatma nunca fueron pronunciadas por él. Algunos de los ejemplos más relevantes son:

 

“Sé el cambio que quieres ver en el mundo”

 

“Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego”

 

“Vive como si fueras a morir mañana. Aprende como si fueras a vivir siempre”.

 

Estas y otras son frases que se han atribuido erróneamente a Gandhi, y son aceptadas como suyas fácilmente, ya que en realidad reflejan la filosofía de amor universal y no violencia que mostró durante su vida. Es decir, que si bien no dijo tales frases, podría haberlas dicho perfectamente.

 

Hay una frase sin embargo, que circula por Internet con mucha frecuencia, especialmente en épocas electorales. Es la siguiente:

 

“Si hay un idiota en el poder, es porque quienes lo eligieron están bien representados”.

 

Esta frase no es de Gandhi. No es necesario revisar sus obras completas para saberlo, ni tampoco caer en la cuenta de que su muerte aconteció en 1948, cuatro años antes de las primeras elecciones democráticas en India, lo cual hace difícil que opinara sobre una votación, sino simplemente el hecho de que la propia frase es absolutamente contraria a la filosofía del Mahatma.

 

Gandhi creía firmemente en la No Violencia, no como una simple abstención del daño físico, sino que, en sus propias palabras:

 

“La No Violencia significa realmente que no puedo ofender a nadie. No puedo albergar un pensamiento poco caritativo ni siquiera hacia quienes pueden creer que son mis enemigos. Hay que prestar atención a la cuidadosa formulación de este pensamiento, pues no digo: “hacia quienes creo que son mis enemigos”,  sino “hacia quienes puedan creer que son mis enemigos”. Para los seguidores de la doctrina de la No Violencia no hay espacio para ningún enemigo, porque niegan la existencia de todo enemigo. Pero hay personas que se consideran enemigos de los no violentos, y éstos no pueden evitarlo. Así pues, sostengo que no podemos albergar un pensamiento malo ni siquiera con respecto a estas personas”.

 

(Vol. 13, 16 de febrero de 1916)

 

Gandhi no creía en el insulto, ni siquiera en términos de ironía o crítica social. Para él, el amor era la única arma posible, hasta el punto de desear el mayor bien a sus más enconados adversarios.

 

Además, la frase tiene un verdadero autor. Se trata de Aparicio Fernando de Brinkerhoff, que firmaba bajo el pseudónimo de “el Barón de Itararé”.

 

Brinkerhoff fue un periodista y escritor brasileño del siglo XX, considerado como uno de los grandes humoristas políticos de Brasil. Su estilo incluía frases con gran ironía, dobles sentidos y juegos de palabras, similares a la frase que nos ocupa, compiladas en el libro “Máximas y Mínimas del Barón de Itararé”.

 

La sátira política es un campo muy legítimo, y la frase puede ser graciosa en su contexto original, pero no resulta apropiado atribuirla a un lider espiritual de gran altura, como para justificar el insulto a aquellos que escogieron un voto diferente del nuestro.

 

Vivimos en tiempos de grandes trifulcas y enconamiento entre unos y otros grupos sociales y políticos. Tal vez sería apropiado seguir en nuestras vidas la filosofía del verdadro Gandhi. Quizás así nos sorprendamos de tener mucho más en común con nuestros oponentes de lo que creemos. Y aunque pueda parecer poco realista, como el mismo Gandhi dijo:

 

“La No Violencia no consiste en amar tan sólo a quienes nos aman. Sólo es No Violencia cuando amamos a quienes nos odian. Sé cuán difícil es seguir esta gran ley del amor. Ahora bien, ¿acaso no son difíciles de conseguir todas las cosas grandes y buenas? Amar a quien nos odia es lo más difícil de todo. Pero por la Gracia de Dios incluso esto, que es lo más difícil, se torna fácil si deseamos hacerlo.

 

(Selections fron Gandhi, 31 de diciembre de 1934, p.17)

 

Shloka:

Satyaṃ brūyāt priyaṃ brūyāt

Na bruyat satyam apriyam

Priyaṃ ca nānṛtam brūyāt

Eśaḥ Dharmaḥ sanātanaḥ

 

 Di siempre la verdad, pero dila dulcemente y evitando causar daño: ésta es la esencia del Camino Eterno

Escribir comentario

Comentarios: 0