· 

Tres posturas para Vishnu

En la iconografía hindú hay distintas posturas en las que una deidad puede ser representada. Esto tiene mucha importancia a nivel litúrgico, ya que dependiendo de la postura en la que esté la imagen del templo, los devotos saben en qué humor debe ser adorada. Por ejemplo, es común ver a Shiva en poses de danza. La danza evoca el Juego Divino de la Creación y la Destrucción, por lo cual, Shiva danzando será adorado como el Señor de los Mundos, en constante movimiento (aún cuando esto depende de su estilo de danza). Si por el contrario, está en postura de Yoga, se Le venerará como el Mahayogin, el Ser contemplativo más allá de toda concepción fenoménica.

 

 

Aunque hay muchas posturas diferentes para las deidades, todas estas se dividen en tres posturas generales: Sthanaka, o de pie, Asina o sentado y Shayana o tumbado. Dependiendo de la Deidad podemos ver en los templos más comúnmente cualquiera de las tres. Por ejemplo, Ganesha, el Dios elefante será representado más a menudo en la postura sedente. En el caso del Señor Vishnu, la Deidad que nos ocupa hoy, Le veremos indistintamente en las tres posturas. Por la gran importancia del Señor Vishnu en los actos de Creación, Mantenimiento y Disolución del universo, se representará en las tres formas dependiendo de su acción divina.

 

 

En la postura de pie (sthanaka), Vishnu muestra que Él es el Axis Mundi, el eje sobre el cual toda creación puede ser construida. Sin Su presencia, el acto de creación sería imposible. Por ello, Él se yergue como la gran columna que sostiene el universo.

 

 

En la postura sedente (asina), Vishnu se revela como el gran Mantenedor. La postura sentada representa estabilidad y fuerza. Así el Señor Vishnu se muestra como la fuerza cohesiva que mantiene unido el cosmos.

 

 

Finalmente, en la postura yaciente (Shayana), Vishnu muestra la disolución del universo. En los Puranas se dice que cuando el Señor Vishnu se echa a dormir, toda la manifestación cósmica se reabsorbe en Él. De este modo se muestra la restauración de todas las cosas a su estado original.

 

 

Vemos así en las distintas posturas de Vishnu cómo Él se revela a través de todos los movimientos del universo, para beneficio de la humanidad. ¡Su presencia, misteriosa y eterna, nos acompaña en todas las etapas de la vida. Que Él derrame Sus bendiciones sobre nosotros.

 

 

Shloka:

 

Śāntākāraṃ bhujaga-śayanaṃ padmanābhaṃ sureśaṃ

 

Viśvādhāraṃ gagana-sadṛiśaṃ megha-varṇaṃ subhāṅgam

 

Lakṣmī-kāntaṃ kamala-nayanaṃ Yogibhir-dhyāna-gamyaṃ

 

Vande viṣṇuṃ bhava-bhaya-haraṃ sarva-lokaika nātham

 

 

Me postro ante el Señor Vishnu, quien es el Sostenedor de todas las cosas,  Señor de los dioses,  que se halla en profunda paz, de cuyo ombligo nace la flor de loto, tumbado sobre la Serpiente Cósmica, del color de las nubes cargadas de lluvia, Señor de Lakshmi, que es recordado en los corazones de los yogis.