· 

Chaitra Navaratri, las Nueve Noches de la Diosa

La festividad de Navaratri, o las Nueve Noches de la Madre Divina, en la que se celebra a la forma femenina de Dios, la Madre del Universo, sucede dos veces al año. Una, la más importante y conocida, es en otoño, en el mes de Ashvin, usualmente en octubre en el calendario occidental. La otra es Vasanta Navaratri, el festival de la Diosa de primavera. Esta festividad comienza en el mes de Chaitra (marzo-abril). Este año comienza el sábado 6 de abril.

 

La festividad comienza el primer día (pratipada) del mes de Chaitra. En algunas zonas de la India Chaitra es el primer mes del año, lo cual también representa el año nuevo (2076 según el calendario Vikram Samvat)

 

Nueve días de festividades son llevados a cabo en honor de la Diosa Durga, nuestra Madre y protectora. El Señor Rama y Hanuman también son venerados, ya que este mes está consagrado a ellos. Durante estos días, los devotos hacen ayunos, visitan templos, llevan a cabo rituales para propiciar a la Devi y ofrecen dinero o alimento a los brahmanes y a los pobres. Sus obstáculos espirituales son eliminados. Las enemistades son destruidas durante estos días, dando paso a la fraternidad y la amistad.

 

Del mismo modo que cuando dos hermanos se pelean, su madre les obliga a perdonarse y llevarse bien, la Madre Divina, Durga Devi, disuelve las enemistades y obliga a los enemigos a acpetarse mutuamente y pedirse perdón. No importa cuan férrea sea la enemistad, el poder de la Diosa puede hacerla desaparecer si ponemos nuestra voluntad en ello.

 

Es común también en estas fechas vestir a una niña o una doncella como a la Diosa Durga y hacerle adoración. En los templos y altares del hogar se establece un Kalash, una vasija de metal donde se invoca a las Divinidades de Ganesha y Durga para Su adoración durante estos nueve días.

 

Del mismo modo que en el Navaratri de otoño, en el de primavera se adora también a la Diosa a través de Sus tres formas principales: Los tres primeros días se adora a Durga, la destructora del mal; los tres siguientes a Lakshmi, la dadora de prosperidad y buenas cualidades, y los tres últimos a Saraswati, la encarnación de la sabiduría y la palabra divina.

 

Nueve nombres se le da a la Diosa a lo largo de los nueve días: Shailaputri, la Hija de la Montaña; Brahmacharini, la que practica devotas austeridades; Chandragantha la destructora de demonios; Kushmanda, la Creadora del universo; Skanda Mata, la Madre de los Dioses; Katyayani, la Diosa del matrimonio; Kala Ratri, la Noche Inmensa; Maha Gauri, la Resplandeciente y Siddhidatri, la Dadora de Perfección.

 

En estos días se discute mucho sobre el concepto de feminidad. El hindú contempla a la mujer como la Madre del Universo. La forma femenina de Dios no es sólo una madre, o una esposa, o por el contrario no es sólo una reina o una guerrera. Es todas estas cosas y más. Es Madre, Hija, Esposa y Célibe, Guerrera y Pacificadora. Protege nuestras vidas y destruye nuestros egos. No hay palabras para decir lo que Ella es. Acoge a todos los seres en Su regazo. Que estos nueve días de adoración a la Madre todos nosotros alcancemos devoción a Sus Santos Pies ¡Jai Maa!

 

Shloka:

 

jagan-mohanīyaṁtu vāg-vādi-nīyaṁ

suhṛt-poṣiṇī-śatru-saṁhāra-ṇīyam

vaca-stambha-nīyaṁkim-uccāṭa-nīyaṁ

svarupaṁtvadīyaṁna vindanti devāḥ

 

Tú eres la ilusión del mundo y Tú eres la Palabra de Sabiduría. Tú eres el sustento del de buen corazón y la destrucción del malvado. Tú eres la fuerza que silencia el habla y la palabra que trae la destrucción. Tu verdadera forma ¡oh Diosa! Ni los Dioses pueden comprenderla.