· 

Doce pasos hacia el Dharma

En círculos sociales de tipo espiritual se utiliza a menudo la palabra ”Dharma”. ”Debo seguir mi Dharma”, es una aseveración común. No obstante, tal vez no somos conscientes de todos los significados que encierra tan importante palabra, o si los conocemos, cómo hemos de ponerlos en práctica.

 

La palabra Dharma procede de la raíz sánscrita ”dhr” la cual significa mantener o dar soporte. En efecto, aquello que da soporte a nuestra vida espiritual es Dharma. No obstante, Dharma se entiende y traduce de muchas maneras. Puede ser ”moral” ”justicia” ”camino recto” ”religión” y muchas otras. En todo caso, Dharma alude siempre a un modo de pensar y actuar que, directa o indirectamente, nos mantiene en el camino hacia la Divinidad en lugar de desviarnos. Existe el concepto de sva-dharma, o Dharma individual; es decir, cada uno tiene su deber según sus circunstancias personales, naturaleza y actividades: el Dharma de un bombero nunca será el mismo que, por ejemplo, el de un poeta. Por otra parte existe el Dharma Universal, el que es para todos, es decir, hallar la Liberación Espiritual.

 

De una forma o de otra, el término puede dar lugar a dudas sobre qué debemos hacer o dejar de hacer para seguir nuestro camino hacia Dios. Sobre esto, el Padma Purana tiene mucho que decir. En la sección llamada Bhumi Kanda, se divide el Dharma en doce componentes. Sin importar la casta, sexo o tradición a la que uno pertenezca, y según la comprensión y circunstancias de cada uno, estos doce principios son los cimientos sobre los que se establece el Dharma espiritual:

 

1-IJYA. Ijya o Yajña es el ritual y la adoración a Dios, ya sea por medio de pujas y ceremonias de fuego en los templos, de sencilla adoración en el altar de casa, o de simple y pura oración.

 

2-ADHYAYANA: El estudio de los textos sagrados. Cada tradición tiene los suyos propios que considera mas importantes. Vedas, Upanishads, Shastras, Sutras, o incluso escritos de los maestros, todos ellos constituyen una importante tarea a realizar.

 

3-DANAM: Danam es caridad, o dar parte de las ganancias de uno al que es más necesitado, no con condescendencia, sino entendiendo que todos somos hijos del Altísimo y que es nuestro deber moral (dhármico) ayudar a quienes lo necesitan.

 

4-TAPAH: Ascetismo o austeridad. Aunque a veces se entiende como hacer ayunos, ejercicios yóguicos y otras austeridades, tapah también es simplemente la autodisciplina del cuerpo (comer con moderación) del habla (no criticar) y de la mente (no albergar malos pensamientos hacia otros)

 

5-SATYAM: Honestidad o sinceridad, tanto con uno mismo como con los demás. Satyam es decir la verdad, siempre que ésta no sea hiriente o malintencionada, sino dada dulcemente y sin intención de dañar.

 

6-KSHAMA: Perdón y tolerancia, incluso a quien nos hace daño. Esta es una de las virtudes más difíciles y grandiosas del Dharma.

 

7-DAMAH: Autocontrol, especialmente control de los sentidos. Damah es no darle al cuerpo todo lo que pide en cuanto a comida, bebida y esparcimiento, de modo que estos tres sean sanos y recomendables.

 

8-ASTEYA: No tomar lo que no es de uno, ya sean objetos, ideas o méritos.

 

9-SHAUCHAM: Pureza, tanto externamente, por medio del baño y el orden personal, como internamente por medio de la pureza mental.

 

10-AHIMSA: No dañar. De éste se dice que es el Dharma supremo. No dañar en pensamiento, palabra u obra a ningún ser. Quien consigue el dominio de ahimsa es ya un Mahatma o Gran Alma.

 

11-SHANTI: El cultivo de la tranquilidad personal, y el auto-contentamineto, es decir, la paz interna; y también el cultivar la paz en nuestro entorno a base de dulzura, ayuda al prójimo y buenas acciones.

 

12-GURUSEVANAM: Respeto y dedicación a nuestros mayores, ya sean familiares o espirituales, por ejemplo el Guru.

 

Estos doce principios conforman aquello que conocemos como Dharma. Ya sea que vivamos en una gran ciudad o en la paz del campo, todos debemos cultivar, en una medida u otra, tales componentes.

 

No obstante, para quien considera que lo anterior es difícil de seguir y recordar, el Mahabharata nos da otra definición de Dharma en tan sólo tres virtudes:

 

”El Dharma Eterno (Sanatana Dharma) hacia todas las criaturas es la ausencia de malos sentimientos hacia ellos en palabra, pensamiento u obra, y la práctica de la compasión y la caridad”.

 

Mahabharata (Vana Parva 297:35)

 

Aquí los doce se convierten en tres: ADROHA, o no juzgar mal a las personas; ANUGRAHA, o compasión, que surge naturalmente cuando no hacemos juicios malintencionados, y DANAM, practicar caridad y servicio a los demás.

 

Podemos así comprender fácilmente que tomando el camino de las buenas intenciones y acciones, desde luego que podremos tropezar repetidas veces en nuestro ascenso al mundo espiritual, pero nunca nos extraviaremos del todo, y finalmente, hallaremos el instante santo. Como el mismo Señor Krishna dice en Su Gita:

 

”Nadie que haga el bien perecerá por ello, hijo mío”.

 

Shloka:

 

ye tu dharmāmṛtam idaṁ

yathoktaṁ paryupāsate

śraddadhānā mat-paramā

bhaktās te ’tīva me priyāḥ

 

Aquellos que siguen este Dharma imperecedero, con gran fe, y teniéndome a Mí como su meta suprema, ellos, los devotos, son muy queridos por Mí.