· 

Sad-Darshana, seis visiones del hinduismo

La cultura védica tiene sus raíces, como es lógico, en los Vedas. Estos textos procedentes de la revelación divina contienen en sí toda la sabiduría ancestral de la humanidad, tanto en el plano mundano como en el espiritual. A través de los siglos, y debido a las diferentes tendencias de la mente humana, los Vedas se comenzaron a interpretar en distintas escuelas de pensamiento.

 

Dentro del hinduismo se conocen seis escuelas de interpretación de los Vedas ortodoxas. Son llamadas Sad-Darshana, que significa literalmente “seis visiones”. Cada una de estas escuelas filosóficas tiene en su fundación a un rishi o sabio de la antigüedad. En líneas generales los seis darshanas son los siguientes:

 

  1. Nyaya o ciencia de la lógica. Esta escuela fue fundada por el RIshi Gautama, quien no es el mismo Gautama que Siddharta Gautama el Buddha, quien es posterior en el tiempo. El Nyaya postula que la Divinidad ha proyectado el universo de Sí Misma a través de Su Maya o poder ilusorio, que dicha Divinidad es deseable y realizable. El método para alcanzarla es adquirir una mente establecida en el conocimiento correcto a través del razonamiento lógico, y por tanto hacernos aptos para la iluminación.
  2. Vaisheshika o ciencia del atomismo. Fundada por el Rishi Kannada, la palabra vaisheshika viene a significar “dferenciación”. La escuela viene a tratar de establecer el conocimiento de los elementos que conforman el universo y sus diferencias fundamentales, clasificarlos y definirlos. Se considera que la partícula más pequeña es el átomo (paramanu) del cual están formados todos los seres compuestos. La finalidad del Vaisheshika es lograr la felicidad por el conocimiento de Aquello que trasciende la misma materia.
  3. Samkhya o enumeración, fundada por Rishi Kapila es, como el Vaisheshika, una ciencia ontológica, es decir, enumera y clasifica los elementos del universo. Es fundamentalmente dualista, en el sentido de que considera dos naturalezas primordiales, la espiritual (Purusha) y la material (Prakriti) que dan lugar a la manifestación universal. La finalidad del Samkhya es conocer la naturalea espiritual de uno mismo y desligarse de lo material.
  4. Yoga o vinculación con el Supremo. Esta escuela fue expuesta or el Rishi Patañjali. El Yoga propone, de manera muy similar al Sankhya que somos espíritus atrapados en la naturaleza material, y prescribe una serie de prácticas para purificar cuerpo y mente a fin de reconocer dicha realidad espiritual. Estas prácticas van desde las observaciones morales, pasndo por ejercicios de control energético hasta profundas prácticas ascéticas de interiorización y meditación.
  5. Karma Mimamsa o investigación sobre la acción. Esta filosofía, expuesta por Rishi jaimini, también es llamado Purva Mimamsa, o investigación sobre lo anterior. Esto es debido a que esta escuela pone el énfasis en los primeros textos de los vedas, las Samhitas y Brahmanas, que versan sobre mantras y rituales. Así, el Mimamsa busca la felicidad a través de la acción correcta y el adecuado desempeño del Dharma.
  6. Vedanta o la culminación de los Vedas. El Vedanta fue expuesto por el Rishi Vyasa, y es, quizás junto con el Yoga, la escuela de mayor fama dentro del hinduismo. El Vedanta al contrario que el Mimamsa se centra en la última parte de los Vedas, las Upanishads, que son textos esotéricos. Así, el Vedanta se ocupa de discernir las respectivas naturalezas del alma (jiva), el mundo (Jagat) y la Divinidad (Brahman), y la relación entre éstas.

 

Como hemos dicho antes, el término Sad Darshana (seis visiones) alude a que, en la tendencia omniabarcante y tolerante del Dharma Hindú, todas las filosofías se consideran puntos de vista, que si bien pueden tener aparentes contradicciones entre ellas, son simplemente visiones de la Verdad Suprema, que finalmente no es otra que Sadchidananda Svarupa, Aquel que habita en los corazones de los devotos, que los yogis buscan a través de la meditación y los jñanis escrutan en los textos sagrados.

 

Shloka:

ye yathā māṁ prapadyante

tāṁs tathaiva bhajāmy aham

mama vartmānuvartante

manuṣyāḥ pārtha sarvaśaḥ

 

Tal como se Me acercan, Yo los acepto, oh, Arjuna. Los hombres recorren Mi camino de muchas maneras.